Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La situación del COVID en O Morrazo

Cangas contará desde mañana con un punto gratuito para test de antígenos en el centro social

Cierta normalidad en el regreso a las aulas

El Centro Social de Cangas ya fue en verano punto COVID | // GONZALO NUÑEZ

El Sergas confirmó al Concello de Cangas que pondrá en marcha un servicio de pruebas de antígenos a través de autocita en la antigua Casa del Mar (Centro Social) . La intención, según en Sergas, es empezar el miércoles. El correo donde se puede solicitar la autocita es https://coronavirus.sergas.gal/cribado/ Rexistro. aspx. Junto a Cangas también se habilitará otro punto en Tomiño, en el auditorio de Goián. Cuando el gerente del área hospitalaria de Vigo, Javier Puente, se puso en contacto con la alcaldesa de Cangas, Victoria Portas, para anunciarle la decisión y fijar el lugar donde se iba a situar este punto de pruebas, también manifestó que si se podía habilitar el centro ya por la tarde, mejor que mañana. Sin embargo, al final se decidió comenzar estas pruebas diagnósticas el miércoles. Se echan de menos los test PCR que la Xunta de Galicia debía de realizar a los estudiantes que regresaban de otras comunidades autónomas. Esta vez no fueron llamados. El Centro Social ya fue en su momento el punto COVID, donde se gestionaban los certificados COVID.

Alumnos con sus familias en el primer día de colegio en Nazaret (Cangas) tras las vacaciones Santos Álvarez

En cuestión de estadísticas COVID-19 hay dos varas de medir. Una es la de la Estructura Organizativa de Gestión Integral (EOXI) y otra la del mapa COVID. La primera deja una situación más alarmante en O Morrazo que la segunda, tomando con referencia el día 9 de enero. Muestra 729 casos, 20 más que el día anterior, en Cangas, 428 en Moaña, lo que suponen 8 más y 239 en Bueu, que son 10 más. Sin embargo, el mapa del COVID presenta un panorama más benévolo. Según los datos del día 10, hay 618 personas contagiadas en Cangas con la incidencia a 14 días, que son 6 menos que el día anterior. A siete días, la incidencia es de 259 casos. En Moaña, con la incidencia a 14 días, aparecen 359 personas contagiadas, nueve menos que el día anterior y, en Bueu, 199 casos a 14 días, que significan dos menos que el día anterior, y 71 personas contagiadas a 7 días de incidencia, que son 5 menos que el día anterior.

Un donante, ayer, en la unidad móvil en la alameda de Cangas. | // S.Á.

El jefe de Servicio del Centro de Salud de Cangas, Benigno Villoch, manifiesta que el ambulatorio no está colapsado, pero sí sobrecargado con tantos casos. Asegura que no se ha aprendido nada y recuerda que las personas que den positivo deben confinarse por siete días y tomar paracetamol o iboprufeno si tienen malestar, que es el los casos graves cuando se deben poner en contacto con los profesionales para que intervengan, de esta forma no estaría tan saturado el servicio. También señala que la gran mayoría de los casos actuales son asintomáticos o se presentan como un catarro. Se queja de las muchas llamadas que se tienen que atender. Cuando se le pregunta por las bajas, porque sucede que hay personas que pasaron el COVID sin conseguir que su médico de Atención Primaria les atendiese para darles la baja, Benigno Villoch manifiesta que el trámite de las bajas está suponiendo un sobresfuerzo a lo centros de salud. Señala que la baja no es una urgencia médica, sino de un dinero que se liquida a final de mes a través de la Seguridad Social. Por eso entiende que se debía cambiar el modelo y que intervinieran también las mutuas y el Instituto Nacional de la Seguridad Social. Puede que el trámite burocrático pueda hacerse de otra manera, pero lo que está claro es que es el médico, quien tras examina al paciente, decide si tiene que darle la baja o no, ya sea COVID u otra enfermedad. Benigno Villoch lamenta que sea Atención Primaria la que tenga que cargar con todo y esta convencido que, al igual que sucediera en la primera ola, se va a retrasar mucho el diagnóstico de otras patalogías, con todo lo que supone eso en enfermedades como puede ser el cáncer.

El COVID también se está dejando sentir en las donaciones de sangre, aunque ayer la unidad móvil desplazada a Cangas, en donde estuvo estacionada en la alameda en horario de mañana y de tarde, atendió a varios donantes, dispuestos siempre a dar esa sangre tan necesaria en los hospitales. En estos momentos hay nivel bajo de 0+ y A+ y normal de 0- y A-.

Desde la Axencia de Doación de Órganos e Sangue (ADOS) recuerdan el protocolo que hay que seguir para realizar donaciones en esta época de pandemia. Se pide que no se acuda si en los 15 días previos a la donación ha presentado un afección respiratoria, fiebre o estuvo en contacto con un paciente positivo de COVID. ADOS no acepta donaciones de personas con baja salud y realiza un estricto exámen médico para comprobar que cumple con los requisitos que exige la normativa sanitaria.

El acceso a las unidades móviles siempre tiene que ser con mascarilla, que tanto la deben llevar el personal sanitario como los donantes. Las unidades disponen de gel desinfectante para la entrada del vehículo y salida, después de la donación y tomar un refrigerio. El personal debe utilizar guantes de un solo uso con cada donante y llevar Epis adecuados. Como medida frente al COVID también se realiza la ventilación externa de las unidades móviles.

En 2020 Cangas realizó 832 donaciones, con una tasa de 31 por cada 1.000 habitantes; Moaña: 640, con una tasa de 33/1.000 y Bueu registró 574 donaciones, lo ue le ha llevado a tener la tasa más alta de O Morrazo, con 48/1.000.

Regreso sin aulas cerradas y cierta normalidad

El curso se retomó ayer en los colegios, institutos y escuelas infantiles con normalidad generalizada, según los centros consultados, aunque sin datos por parte de la Consellería de Educación con desglose de bajas de alumnos y de profesores por contagio del COVID. En el Instituto maría Soliño, en Cangas, aseguran que faltaron tres profesores y 20 alumnos, según comunicaron las familias. En los centros no disponían de la comunicación del Sergas con el número de positivos.

Entrada ordenada y con distancia social, ayer, en el Colegio de Reibón, en Moaña. SANTOS ALVAREZ

La concejala de Ensino en Moaña, Dolores Chapela, asegura que en el municipio, y a la espera de los datos de las escuelas infantiles de Beducedo y de O Con, el reinicio del curso tras la Navidad, fue con “certa normalidade”, con varios casos de niños contagiados y en cuarentena, pero sin aulas cerradas. En cuanto a los profesores, la concejala asegura que hubo algún caso de baja y están a la espera del nombramiento de sustitutos. En el instituto A Paralaia, por ejemplo, faltaron 15 alumnos por el COVID y una docente que está rematando su confinamiento. Fue un comienzo dentro de lo esperado, aseguran en el centro. En Bueu, también se impuso esta cierta normalidad. En el colegio de Beluso aseguran que no faltó ningún docente, en A Torre aseguran que, incluso, el servicio de comedor estaba con bastantes niños; y en el centro de A Pedra hubo bajas de algunos alumnos, pero aseguran que también se esperaban que fuera peor de lo que realmente ha sido.

Compartir el artículo

stats