Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La torre medieval de Meira entra en el siglo XXI

Arqueólogos de Árbore Coop. durante las primeras fases de los trabajos.

La torre medieval de Meira, excavada y reconstruida parcialmente este año por el Concello con la colaboración de la Comunidade de Montes, fue construida en el siglo XIV según las estimaciones de los arqueólogos. Ahora entra de golpe en el siglo XXI gracias a las últimas tecnologías y todo ello por el esfuerzo de la concejalía de Urbanismo para impulsar las visitas a este elemento patrimonial enmarcado en un promontorio con vistas sobre todo el valle de Moaña y sobre gran parte de la ría de Vigo. Y es que el Concello contrató la elaboración de un vídeo explicativo de todo el proceso de restauración y de la importante historia de esta fortaleza.

Los técnicos, desde el promontorio sobre todo el valle de Moaña.

Los técnicos, desde el promontorio sobre todo el valle de Moaña.

Colgado ya en Youtube, durante unos 13 minutos se suceden las intervenciones de los técnicos de “Árbore Arqueoloxía Cooperativa Galega”, la empresa que se encargó de las excavaciones y puesta en valor. El vídeo está salpicado de espectaculares imágenes aéreas captadas con la ayuda de un dron. El Concello ya incorporó a la nueva señalización de la torre un código QR que redirige a los visitantes a esta explicación audiovisual.

Vista aérea de la torre gracias al dron utilizado para el vídeo explicativo.

Vista aérea de la torre gracias al dron utilizado para el vídeo explicativo.

Entre los arqueólogos entrevistados interviene Nerea Vilariño, quien explica que en la excavación propiamente dicha emplearon 20 días con el trabajo de cuatro personas, y después intervino un grupo de restauradores. Darío Peña, por su parte, estima la construcción de la torre en el siglo XIV, “aunque desconocemos las fechas exactas”, pero sí que está clara su destrucción durante la segunda Revuelta Irmandiña (1467-1469) y está documentado que Pedro Álvarez de Soutomaior encargó desmotar la estructura en su totalidad en 1476. Así permaneció hasta los trabajos de este 2021.

Los arqueólogos explican también el contexto histórico y cómo el emplazamiento de la torre suponía un elemento de violencia sobre la población, pues al ser visible desde todo el valle la vigilancia estaba siempre presente para los vecinos.

Helena Taboada, por su parte, explica cómo con el paso de los siglos el promontorio se convirtió en un lugar de visita para los vecinos que lo conocían como “A Torre” u “O Castelo”, pero sin que se pudiese ver la antigua estructura.

Además, los expertos recorren también en esta explicación algunos de los hallazgos que aparecieron en los trabajos de este año, como restos de cerámicas medievales, una pequeña cruz de bronce o incluso una moneda de época romana, muy anterior y acuñada entre los años 347 y 348 d.C., es decir, en el siglo IV de esta era, durante el mandato del emperador Constancio II.

La excavación, con subvención de la Diputación, contará ahora con una segunda fase, anunciada recientemente por el Concello y que implicará levantar parte de la muralla que rodeaba la estructura principal. Para ello el organismo provincial concedió una nueva ayuda que asciende a 17.864,5 euros. En esta fase se pretende excavar y restaurar un tramo de esta muralla, una tarea que no se había realizado con anterioridad y que ayudará a los visitantes a visibilizar “la monumental estructura y la importancia de la misma”, segundo explicó el concejal de Urbanismo, Odilo Barreiro.

Compartir el artículo

stats