Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Portos abre el nuevo paseo de O Con con más palmeras

Vecinos paseando tras la reapertura, a la altura de la escultura de la ballena. | GONZALO NÚÑEZ

Los moañeses ya tienen su nuevo paseo de O Con abierto al uso público. Esta misma semana, y después de seis meses de obras, Portos de Galicia concluyó los trabajos dejando el paseo de madera técnica volada sobre el mar totalmente listo. Eso sí, todavía restan por ejecutar las bajadas al mar con escaleras metálicas debido a la falta de material que está retrasando esta parte.

Este paseo tuvo un tramo cerrado al paso desde hace más de dos años, debido al riesgo de desprendimiento que presentaba. A comienzos de julio y tras la redacción del proyecto comenzaron las Obras, que Portos adjudicó a la empresa Construcciones López Cao por un importe que ascendió a 439.586 euros con IVA.

Además de completarse la puesta a punto con varios bancos urbanos en forma de bloque de hormigón, la actuación concluyó con la plantación de varios ejemplares de palmeras. La intención es que cuando crezcan sigan dando a esta zona su carácter actual, con palmeras de gran tamaño, algunas de las cuales tuvieron que ser taladas en los últimos años.

A lo largo de los primeros días del año, solo resta por finalizar el tramo ubicado sobre la playa de A Mosqueira. El Concello ya cumplió con su parte retirando las barreras arquitectónicas de la zona de O Vaticano.

La nueva zona volada no tiene ya una estructura de asiento sobre la arena, como ocurría antes con el uso de postes. Esto permite ganar más espacio para los usuarios de la playa. La nueva estructura metálica se cubrió con listones de madera técnica, con un tratamiento que le permitirá soportar las inclemencias del tiempo y durar más años.

En estos momentos toda la fachada marítima y urbana de Moaña, entre la playa de O Con y la desembocadura del Río do Barranco en Meira, está comunicada por un gran paseo kilométrico, restando solo por ejecutarse el polémico tramo de A Seara en el entorno de los astilleros tradicionales.

Compartir el artículo

stats