Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La renovación de la calle Pazos Fontenla sí, pero activar el sistema ultravioleta de la depuradora también

La obra en Pazos Fontenla prevé la renovación de toda la red de colectores y el asfaltado. | // G.NÚÑEZ

La obra de renovación de la calle Pazos Fontenla, que incluirá la sustitución de toda su red de sumideros y servicios de abastecimiento, parece un poco más cercana. La Consellería de Infraestruturas confirmó ayer al Concello de Bueu que incluyó este proyecto dentro de Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) de la Unión Europea, en el marco del saneamiento de las rías. Si la propuesta finalmente recibe el visto bueno la tramitación sería prácticamente inmediata: la subvención de fondos europeos debería estar justificada en 2023 y el plazo de ejecución estimado es de seis meses. A cambio, desde la Xunta de Galicia reclaman al consistorio que de una vez por todas se active el sistema de desinfección con rayos ultravioleta de la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) de Cabalo.

Así se lo trasladó ayer la titular de la Consellería de Infraestruturas, Ethel Vázquez, al alcalde de Bueu, Félix Juncal, en la reunión de trabajo que mantuvieron en Santiago. Un encuentro en el que los dos volvieron a mostrar una buena sintonía y excelente relación institucional. El departamento de Augas de Galicia, que depende de esta consellería, lleva varias semanas estudiando el proyecto técnico remitido por el ayuntamiento, con un presupuesto de 1,2 millones de euros. Los técnicos autonómicos solicitaron una serie de correcciones y aclaraciones, que ya se han trasladado a la empresa Aqualia para que proceda a su contestación.

Una vista de la depuradora de Cabalo, en la parroquia de Beluso. Gustavo Santos

Ethel Vázquez confirmó al regidor que el proyecto para la calle Pazos Fontenla es uno de los dos que la consellería ha presentado a los Fondos Feder del próximo año. Ahora solo queda que desde la Consellería de Facenda, donde hay un órgano que debe velar para que se respeten los criterios de la UE, le dé el visto bueno. A partir de ese momento se activaría el proceso para licitar y contratar las obras, un procedimiento que desde el gobierno local están dispuestos que sea a través de un convenio con financiación autonómica y municipal.

No obstante, la buena disposición de la Consellería de Infraestruturas no es gratis. Ethel Vázquez aprovechó para recordarle a Félix Juncal que para poder reclamar obras a Augas de Galicia también es necesario que el Concello de Bueu cumpla con su parte en el saneamiento. Más concretamente con la puesta en marcha del sistema de tratamiento terciario o de rayos ultravioleta de la depuradora de aguas residuales de Cabalo. El argumento de la consellería es que resulta una contradicción instar obras de mejora en el saneamiento y al mismo tiempo mantener paralizada este dispositivo.

Una visita para mostrar el funcionamiento de la depuradora. GONZALO NUNEZ

Esta tecnología se instaló en el año 2007 dentro de una serie de actuaciones “prioritarias” y de “emergencia”, pero nunca se llegó a activar. El gobierno local y la empresa concesionaria del servicio, Aqualia, no se ponen de acuerdo en quién debe asumir el elevado coste económico que supone su funcionamiento. Juncal recoge el guante y asegura que si se ejecuta el ambicioso proyecto para la calle Pazos Fontenla desde el gobierno local habría “receptividad” para esta cuestión.

El proyecto prevé la renovación de la red de saneamiento, que está “obsoleta y al límite de su vida útil”, y la de abastecimiento, que son dos tuberías fibrocemento y de anchos diferentes. A mayores se colocará un colector para la recogida de aguas pluviales, un servicio del que carece actualmente esta vía. El tramo en el que se actuará abarca desde el cruce con la PO-551 (a la altura de la Escola Náutica) hasta Can do Penedo. El saneamiento constará de dos colectores, uno de 1,8 kilómetros de longitud y otro de 216 metros, con un diámetro de 30 centímetros; el abastecimiento de agua potable será a través de tuberías de fundición con revestimiento interior, con un diámetro de 12,5 centímetros y una longitud superior a los 2 kilómetros; y el colector de pluviales tendrá un kilómetro de largo, con un ancho de 40 centímetros.

Una pintada en la PO-315 reivindicando las aceras entre Achadiza y Cabalo. GONZALO NUNEZ

Proyecto para completar las aceras entre Achadiza y Cabalo

La reunión entre Ethel Vázquez y Félix Juncal sirvió para abordar otros temas, como las sendas peatonales en las vías de titularidad autonómica. El regidor agradeció las recientes obras del tramo de concentración de accidentes (TCA) en la PO-551, la senda entre Trasouto y a Portela o la reciente intervención en la Avenida da Barca. Una de las intervenciones prioritarias ahora es completar el tramo de aceras en la PO-315 entre Achadiza y Cabalo. La Consellería de Infraestruturas ya completó una primera fase, pero resta aún un tramo de entre 500 y 600 metros. Vázquez comunicó al Concello de Bueu de que ya hay un proyecto técnico redactado y que ahora esperan conseguir financiación para poder acometerlo. “Los fondos Next Generation de la UE por ahora están reservados para las ciudades, pero se prevé que puedan ampliarse las líneas. Si aparece esa financiación adicional se podría realizar esta obra”, manifestaba el regidor al concluir la entrevista. El hecho de que Infraestruturas ya tenga el trabajo técnico redactado puede ayudar a que se pueda licitar con más celeridad.

En este apartado de mejora de la seguridad vial el Concello también planteó otras demandas: completar las aceras entre Lapamán y A Torre, que abarca precisamente gran parte del TCA; y el tramo de la PO-315 entre la Rúa Nova y Bon. La segunda se dividiría en dos fases: Rúa Nova-Vilar, que es la que concentra más viviendas, y luego Vilar-Bon.

Compartir el artículo

stats