La Consellería de Infraestruturas está ejecutando una importante mejora de la seguridad varia en la carretera general, PO-551, para acabar con al Tramo de Concentración de Accidentes (TCA) de Domaio. Esta actuación se verá reforzada con otra obra que levantará una senda por la margen litoral entre A Moureira e Palmás. Tendrá espacio para patones y para carril bici a lo largo de 1,7 kilómetros lineales, entre la zona de la playa de A Borna hasta conectar con la acera del área recreativa de A Cerradiña. Este proyecto permite solventar el único tramo de la carretera general de Moaña que todavía carece de aceras.

La Xunta tiene en marcha el proceso de licitación de estas obras, cuyo coste se calcula en 1,6 millones de euros. Finalmente siete empresas presentaron sus ofertas para convertir la senda en una realidad. Se trata de una intervención recogida en el Plan de Sendas de la comarca de O Morrazo, que la Xunta desarrolla en distintos ayuntamientos y que prevé construir más de 8 kilómetros de trazados seguros, sostenibles e integrados en el paisaje. Para toda la comarca la inversión autonómica suprará los 5 millones de euros, cofinanciados con los fondos europeos FEDER 2014-2020.