Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La venta de Lotería de Navidad crece en O Morrazo a niveles de hace 15 años

Clientes y loteras en A Boa Estrela de Cangas. | Santos Álvarez

Mañana toda España estará pendiente del Sorteo Extraordinario de Navidad de la Lotería, una tradición arraigada desde 1812 y que lejos de desvanecerse cada vez tiene más fuerza. Por lo menos eso se deduce de las ventas en administraciones y despachos mixtos de O Morrazo, en donde este año se regresó a los niveles previos a la crisis de 2008, para sorpresa de los propios loteros. Los morracenses sueñan con ganar el Gordo y para ello han jugado hasta un 40% más, con crecimientos incluso superiores en algunas administraciones.

La Administración La 2 de Cangas, repartiendo suerte. | S.A.

La Administración La 2 de Cangas, repartiendo suerte. | S.A.

“Nosotros no vendíamos tanto desde 2006. Creo que es porque la gente tiene ganas de vivir después de tanto encierro. También notamos que compraron muchos turistas en verano de todas las partes de España”, explica Loreto Ferrero desde la Administración Número 3 “A Boa Estrela” de Cangas. Venderán casi todos los décimos en las horas que quedan por delante. De los dos números propios que tienen, el 14.343 ya estaba ayer agotado y el 05.336 iba camino de agotarse. Además de los finalizados en 21, que volaron en todos los despachos “porque la gente busca fechas de eventos que celebraron este año”, en esta administración también perciben que “nos piden más décimos de fuera, que traemos porque tenemos un acuerdo con administraciones de Madrid, Valencia y Gran Canaria. A todos les gusta tener un número de otra comunidad”.

Venta de Lotería en el Estanco Rozabales de Aldán. | S.A.

Venta de Lotería en el Estanco Rozabales de Aldán. | S.A.

En cuanto a los despachos mixtos, desde el Estanco Rozabales de Aldán, Chelo Millán confirma el crecimiento en ventas. “En general los mixtos vendimos entre un 30 y un 40% más. No sé si tiene relación con la crisis”. Aunque no vende un número completo, sí que apuesta por el 35.955 “que ya agotamos hace una semana”. También se vendieron mucho los números similares como el 45.955, el 65.955 o el 05.955. Hay cosas que nunca cambian y las terminaciones en 13 “están agotadas desde julio”, mientras que hace ya un par de semanas en Aldán “agotamos los acabados en 7”.

Colas, ayer, en la administración de Bueu. |   SANTOS ÁLVAREZ

Colas, ayer, en la administración de Bueu. | SANTOS ÁLVAREZ

Como curiosidad, en Rozabales explican que les piden “muchos números que se vendan también en administraciones de La Palma, así como fechas relacionadas con la erupción del volcán. La gente tiene el pálpito de que va a tocar allí”.

También en Cangas, desde la Administración La 2 explican que su número estrella, el 28.077, que lleva jugándose desde hace medio siglo en la villa, está agotado. “No llegó ni a noviembre”, apunta Andrea Fonseca. Las terminaciones en 21, 3 y 15 también volaron. La mañana de ayer la administración contó con largas colas “y hoy esperamos algo parecido, porque mucha gente tiene la tradición de venir a última hora y comprar el número que quede, sin elegirlo”. En este despacho señalan que muchos décimos se fueron para el extranjero “porque los turistas de fuera de España ya conocen este sorteo y compran en verano. También hay clientes que le envían décimos, por ejemplo, a sus hijos que viven en Inglaterra”, concluye Fonseca.

En Moaña, la Administración Número 1 que regenta Jorge Juncal está también batiendo récords de venta en los últimos 15 años. “Creo que vamos a agotar todo en las horas que faltan. Si devolvemos algunos décimos serán muy pocos”. De los 11 números por los que apuesta este despacho, muchos están agotados, quedan algunos décimos sueltos del 27.253 por ejemplo, “pero parece cuestión de horas que se vendan”.

En Moaña tardaron en arrancar las ventas en verano, pero al final las buenas cifras se están imponiendo. Juncal percibe “que la gente se acostumbró a consumir en comercios de la localidad. La pandemia hizo que apostáramos más por el consumo local, por eso se venden más participaciones. Es algo muy bonito”, desvela. También en Moaña se agotaron las fechas de este año. “Sobre todo compraron los que tuvieron un hijo. Quieren que les llegue con un pan debajo del brazo”, concluye Juncal.

Las colas fueron una constante ayer también en la administración de Bueu. La Lotera, Vanesa Entenza, tuvo que cerrar el despacho por COVID durante unos 10 días y desde que reabrió vive un goteo de clientes. El conocido como “número de Bueu”, el 28.788, está vendido desde agosto. “Con terminación en 7 nos queda muy poco, porque nos devolvieron de un establecimiento. Se venderá rápido”, apunta.

Los loteros apuran las horas hoy para repartir suerte mientras, por si acaso, todos tienen el champán enfriando en la nevera.

Compartir el artículo

stats