Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La arquitectura modular brota en O Morrazo

Así brota la arquitectura modular O Morrazo Hauss Lares

Para ver este vídeo suscríbete a Faro de Vigo o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Así brota la arquitectura modular O Morrazo David García

Seguro que muchos vecinos miraron con sorpresa y curiosidad un llamativo transporte especial que circulaba por la comarca. El camión transportada una vivienda, pero no se trataba de una casa prefabricada, sino de la primera construcción modular que se ejecuta en O Morrazo.

Seguro que más de un viandante o vecino se quedó sorprendido por un cambio tan repentino en un terreno en pleno corazón de la parroquia canguesa de Coiro. Un día había una cimentación para construir una casa... ¡y al día siguiente ya estaba la vivienda! Casi como si brotase o floreciese de la nada. Aunque en este caso, lo más correcto sería decir que bajó del cielo con la ayuda de unas grandes grúas. No es un truco de magia, sino la técnica constructiva de la arquitectura modular. Una forma de diseñar y construir que poco a poco se consolida y cuyo primer ejemplo acaba de llegar a la comarca de O Morrazo.

Detrás de esta primera experiencia está una familia canguesa y la inmobiliaria Lares, que espera que esta promoción sirva como punta de lanza para que más personas se decanten por esta opción. “Es un proceso industrial, pero mejorando incluso la calidad de la construcción tradicional. Y no tiene nada que ver con las casas prefabricadas, las ‘mobil home’ o los bungalows”, subraya Juanma Martínez, de la inmobiliaria canguesa.

Dos representantes de Lares observan la colocación de uno de los módulos, descargado por una grúa. Lares Inmobiliaria

El proceso es relativamente sencillo. El cliente se reúne con la empresa especialista para diseñar la vivienda que desea y su distribución interior. A continuación ese inmueble se fabrica por módulos o piezas, como en un proceso industrial. Y finalmente se monta en la parcela. Casi como un puzle o un “Lego”. Una forma de trabajar que permite al comprador disponer de su nueva casa en un plazo de entre 12 y 15 meses.

“Es un proceso prácticamente cerrado, casi como un sistema de llave en mano y muy cómodo para el cliente. Normalmente en la construcción tradicional tiene que asumir la administración, encargarse de resolver los problemas que van surgiendo, coordinar a los distintos gremios y estar encima en el día a día”, explican desde la inmobiliaria. Un proceso que normalmente se dilata en el tiempo y en el que habitualmente surgen cambios y contratiempos que encarecen el proyecto inicial, cuya ejecución rara vez baja de un plazo de dos años. La técnica modular se aplica también a la propia cimentación, lo que también aquilata los costes.

10

La llegada de la arquitectura modular a O Morrazo David García

La apuesta por este sistema empieza a consolidarse, sobre todo desde el bum de la construcción. Un auge en el que en muchos casos se construyeron chalés de un tamaño tan grande que su precio resulta demasiado elevado para el comprador o bien se apostó por viviendas adosadas, que “en la actualidad no gustan mucho”, explican desde Lares. La opción de la técnica modular resulta más asequible para el cliente.

“Una vivienda de unos 150 metros cuadrados, con entre tres y cuatro dormitorios, más la adquisición del terreno, puede oscilar entre los 250.000 y los 300.000 euros”, añaden. “Aquí hay como tres tramos temporales. El primero es el del diseño y los trámites para la licencia, que puede estar en los seis meses. A continuación llega la construcción en fábrica, que oscila entre los cuatro y seis meses. Y finalmente la obtención de la licencia de primera ocupación, que pueden ser dos meses”, enumera Juanma Martínez.

La vivienda modular ya montada sobre la parcela. | // GONZALO NÚÑEZ

La inmobiliaria canguesa recalca especialmente sus diferencias con respecto a las casas prefabricadas, las transportables o las estilo bungalow, que se asocian a una calidad inferior. “El sistema modular no va en detrimento de la calidad; se incorporan sistemas de aislamiento y envolvente térmica para evitar humedades y puentes térmicos”, precisan. En el caso de la vivienda que inaugura este nuevo tipo de arquitectura en la comarca de O Morrazo el diseño es además cien por cien gallego. “Colaboramos con una empresa llamada Hauss Modular, con sede en Arzúa, en la que participan un arquitecto, un constructor y un arquitecto técnico con gran experiencia”, destacan.

La curiosidad y desconfianza que esta primera experiencia modular despertó al inicio ha dado paso a un evidente interés, que se traduce en los consultas que están recibiendo los propietarios y la inmobiliaria interesándose por el sistema. Tiempo al tiempo.

Compartir el artículo

stats