Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mar justifica las zonas de exclusión de mejilla en Bueu y Cangas

El mapa con las zonas de exclusión en Bueu, situadas en Udra, Lagos y Ons

La Consellería do Mar ha hecho oficial la resolución con la que se modifican las zonas de extracción de mejilla para favorecer la conservación de la cría del percebe, una orden en la que se incluyen zonas de Bueu y Cangas. A pesar de la frontal oposición del sector mejillonero, desde el departamento autonómico justifican su decisión en los informes técnicos y biológicos. Unos dictámenes que ponen de manifiesto “la necesidad de establecer medidas para la conservación, gestión y explotación responsable, racional y sostenible” de estos recursos marinos.

El texto definitivo se hizo público ayer y, tal como se esperaba, incluye una serie de matizaciones y concreciones con respecto al original. En el caso de Cangas, quedará prohibida la extracción de cría de mejillón en toda la Costa da Vela, desde Punta Couso hasta Punta Subrido. En la resolución se añade que esta exclusión afecta a los islotes y zonas rocosas, una aclaración explícita solicitada desde la Cofradía de Cangas.

En rojo, las zonas de exclusión de Bueu: en Udra, Lagos y el archipiélago de Ons. |   // C.M.

En rojo, las zonas de exclusión de Bueu: en Udra, Lagos y el archipiélago de Ons. | // C.M.

En el caso de Bueu, se delimitan tres zonas vedadas para la extracción de la mejilla. Dos están muy cerca entre sí, en el litoral de la parroquia de Beluso: desde el “carreiro” de Lombo da Besta hasta el Con do Barcelo, en las inmediaciones de Cabo Udra, y desde Salamín hasta Laxe da Loba, en el entorno de la playa de Lagos.

El tercer ámbito es el del archipiélago de Ons. En la isla de Onza no se permite la extracción de mejilla en ningún punto, mientras que en la de Ons se realiza una corrección. En el texto inicial se prohibía extraer mejilla en la cara este o interior de la isla, donde ahora sí se permite. La zona que sí esta vedada es toda la cara exterior u oeste de Ons, desde islote de O Centulo hasta la playa de Fedorentos.

Junto a la resolución se publican los mapas de situación, en los que se marca en rojo los puntos en los que desde ahora está prohibido trabajar la mejilla.

Ofensiva política en Arousa a favor de los bateeiros

La decisión de la Consellería do Mar de crear más de un centenar de zonas de exclusión para los bateeiros, impidiéndoles acceder a la cría (semilla o mejilla) que necesitan para encordar sus bateas, sigue generando tensión. A la “guerra de la mejilla” que libran los productores del “oro negro” de batea y los percebeiros se suma la ofensiva política lanzada contra la Xunta, a la que se acusa de poner en peligro el futuro de un sector que es uno de los motores económicos de Galicia.

Y no solo el PSdeG-PSOE monta su particular caballo de batalla con esta guerra, sino que también en el PP hay alcaldes y dirigentes muy enfadados con la decisión de la Consellería do Mar y dispuestos a arropar a sus bateeiros.

El Concello de A Illa es el primero que anuncia que va a tratar este asunto en el pleno de la Corporación, y no será el último.

Será el propio alcalde, Carlos Iglesias, quien lo plantee. Lo hará para ofrecer “apoyo total y absoluto” a los bateeiros y exigir a la Consellería do Mar que rectifique y los arrope. Le exigirá, también, “que cesen las hostilidades con el sector bateeiro y que la Xunta defienda a estos trabajadores del mar, ya que hacen posible la producción y comercialización de un producto que es un emblema y forma parte de la imagen de Galicia en el mundo”.

Reunión de pesos pesados del sector bateeiro el pasado miércoles en Vilagarcía. M. MÉNDEZ

El primer edil anuncia, además, que remitirá una carta a la conselleira para expresar su preocupación “y recordarle que el sector bateeiro representa un porcentaje mayoritario de la economía de A Illa de Arousa y amplias zonas de la comarca”.

A este respecto, argumenta que “hay muchas familias afectadas” y advierte de que “se está jugando con el pan de mucha gente”.

Asimismo, en próximos días el gobierno isleño se reunirá con los dirigentes bateeiros para analizar “este intento de sabotear la extracción de cría para privatizarla y dejarla en manos de colectivos ajenos al mejillón”.

El regidor socialista, en sintonía con lo manifestado por muchos dirigentes del sector, advierte de que “no se puede tolerar” la situación creada.

Al tiempo que sostiene que “la gente que se gana la vida en el mar y se la juega cada día empieza a estar cansada”, por lo que pide a “los políticos sentados en su despacho de San Caetano” que vayan “tomando nota”.

Iglesias hace suyos los argumentos manejados en los últimos días por los bateeiros, por eso recuerda que en plena pandemia “el sector del mejillón mantuvo su actividad y demostró su fortaleza manteniendo el abastecimiento de los mercados; además de dar ejemplo de economía sostenible”.

Lo que ocurre, a su juicio, es que la conselleira “no entiende eso”, de ahí que pida su dimisión “para dejar paso a alguien con una mentalidad algo más moderna”.

Por último, el alcalde se pone a disposición de las agrupaciones de mexilloneros Illa de Arousa, Rúa Mar, AMI y Xidoiros “para llevar su voz a las instancias que haga falta”, convencido de que “se están tomando decisiones totalmente erróneas e injustas que atentan contra los intereses de los mejilloneros”.

Esto lleva a Carlos Iglesias a advertir de que los cultivadores del “oro negro” de batea no van a quedarse de brazos cruzados y, en cierto modo, ya deja claro que, si es preciso, saldrán a la calle.

“La Xunta y la Consellería do Mar sabrán por qué se dejaron llevar por intereses ajenos al sector bateeiro –reflexiona el isleño–, pero si pensaron que esto no les iba a provocar protestas por parte de las personas afectadas está claro que estaban equivocados”, ya que los bateeiros y los vecinos de A Illa “somos gente de mar, y por tanto, sabemos luchar contra las adversidades”.

Compartir el artículo

stats