Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Morrazo

La comisión de fiestas de Domaio rechaza que pedir el dinero de los santos sea un impuesto revolucionario

El párroco asegura sentirse chantajeado si no cede a que los vecinos sigan gestionando la capillas

Vecinos en la reunión convocada por la comisión de fiestas el sábado pasado en Domaio. | // SANTOS ÁLVAREZ

Perpleja. Así está la comisión de fiestas de Domaio con las declaraciones del párroco, Ángel Tabarés, que calificó como chantaje e impuesto revolucionario que ésta quiera convertir en un problema de todo el pueblo el hecho de haberles retirado la administración de las capillas de San Benito y San Lourenzo, para asumirlas él. Los vecinos llevan cuarenta años administrando estas capillas –la iglesia parroquial es toda del párroco– y gestionando los donativos de los feligreses con los que sufragan las fiestas y el mantenimiento de los dos templos.

Quieren ser cautos, pero no entienden que desentierre ahora lo que ocurrió con el párroco de hace treinta años con el que también hubo problemas por esta misma causa, pero que finalmente fue uno de los mejores párrocos en Domaio. Ángel Tabarés aseguraba en un comunicado que aquel párroco, que pese a la diferencia de edad era amigo suyo, le llegó a decir que recibió muchas amenazas, incluso de tirarle al mar, si no daba el dinero de los santos, y que finalmente la Iglesia cedió a la presión y un superior en la escala jerárquica puso todo en manos de los que amenazaban con engullirse al párroco: “La manera de sacar el dinero de los santos al sacerdote consistió en: o me das el dinero de esos santos o vamos a por tí”, señaló Tabarés.

La comisión asegura que siempre ha estado dispuesta al diálogo, aunque es escéptica porque lleva tres años de contactos, pero tampoco está dispuesta a que se pase por encima de ella. Aclaran que el dinero de los santos no es para ellos, sino para todo el pueblo, para las fiestas y para hacer obras en las capillas, como la que está prevista en el atrio de San Benito, con la talla de la figura del santo en el tronco de un eucalipto seco. Respecto a la reunión que convocó la comisión con los vecinos el sábado pasado, dicen que fue para informales de la situación y presentarles una cronología de todas las conversaciones. No entienden que si en estos tres años, el párroco fue admitiendo que ellos llevaran las capillas, venga ahora este cambio tan radical, incluso con advertencia de llevarles al juzgado si andan en las capillas. Siempre le dijeron que si él quería contar el dinero, podía hacerlo.

Compartir el artículo

stats