Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La implantación del vehículo eléctrico en la comarca y Una innovación a cuentagotas

“Enchufados” al vehículo

Agustín Casqueiro ante su vehículo eléctrico en Cangas. Santos Álvarez

El futuro de la industria automovilística y la lucha contra el cambio climático pasa por la producción del vehículo eléctrico. Cangas, Moaña y Bueu ya han aprobado sus Planes de Acción por el Clima (PACES) en donde este vehículo, junto al híbrido, es la alternativa. En O Morrazo su implantación todavía es tímida. Usuarios de estos automóviles alaban sus ventajas en cuanto a consumo y no contaminación, pero reconocen que faltan infraestructuras, puntos de recarga y bonificaciones. Ningún Concello bonifica el Impuesto de Vehículos para los eléctricos.

Agustín Casqueiro fue a Madrid en su coche eléctrico por 23 euros la ida y un coste de algo menos la vuelta, por eso de que el regreso a Galicia es más bajada que subida. Este empresario del ocio nocturno de Cangas, de 48 años, es uno de los pocos vecinos que posee un vehículo 100% eléctrico en el municipio. Adquirió un Volkswagen ID.3 por el sistema de renting en junio pasado y asegura que ya no va a volver a los vehículos de combustión. Se reconoce un amante de los automóviles, pero pese a las desventajas que pueda tener hoy en día el coche eléctrico, asegura que ya no va cambiarlo: “Ahorras en el consumo y en el mantenimiento. No hay aceite, no hay embrague, ni filtros de aceite, solo el consejo de ver los filtros del aire cada dos años y las conexiones y las pastillas de freno casi no se desgastan porque a menor velocidad el coche se frena solo”. Además, asegura que al ir la batería ocupando todo el bajo del coche, le da mucha estabilidad en las curvas. La potencia que tiene es de 204 C.V.: “Se pone de 0 a 100 en siete segundos”.

Los principales desplazamientos de Casqueiro en el día a día son por ciudad y dice que empezó a echar cuentas de cuánto podría ahorrar. Empezó a sumar, 30.000 kilómetros en tres años que le supuso con su anterior coche de gasolina un gasto de unos 3.700 euros, a partir de una media de consumo de 9 litros por cada 100 kilómetros. El empresario suele realizar unos 10.000 kilómetros al año lo que le suponía unos 1.200 euros de gasto en su coche. Ahora con el eléctrico asegura que su gasto de 400 kilómetros no llega a los 4 euros. Todas las noches recarga en el enchufe convencional de su casa la batería del automóvil que tiene una potencia máxima de 58 kw, lo que le permite una autonomía de 400 kilómetros. De todas formas, confirma que él nunca llega a consumir esos kilómetros y, por tanto, la recarga no es total: “Suelo cargar unos 20 kilómetros cada noche. Cada hora te rellena 13 kilómetros”.

En su caso dispone de una finca propia en donde enchufar el vehículo, pero explica que si viviera en un piso, la casa del coche adquirido le ponía cargador en el garaje: “Tienes que avisar a la comunidad para que el enchufe vaya a tu contador. Eso es lo costoso. El trabajo del electricista puede costar unos 800 euros, aunque con la marca lo puedes conseguir por 300”.

Recarga del coche de Agustín Casqueiro en su viaje a Madrid. Fdv

Cuando compró el coche quiso ver sus posibilidades y viajó a Madrid. Ahí es en donde aparecen los problemas, sobre todo en Galicia, porque no hay puntos de recarga para este tipo de vehículos. Se guió por una aplicación en donde figuran todos estos puntos y el primero estaba en Puebla de Sanabria. Para poder llegar, lo que fue haciendo es conducir a menor velocidad, entre 80-90 kilómetros a la hora para ahorrar batería. Programaron la parada en Sanabria como un desayuno. El cargador estaba en un hotel y tardaron unos 50 minutos. Después realizaron otras dos paradas más, pero ya de 15 minutos, en Villalpando y en Arévalo. El viaje a Madrid fueron 7,5 horas. Para regresar asegura que cargó de forma gratuita el coche en un punto con varios cargadores en el recinto ferial de Ifema. Aprovecharon para dar un paseo por la capital mientras el coche recargaba: “No hay problema de robo porque el cable queda bloqueado”.

Agustín Casqueiro no tiene dudas a la hora de afirmar que “el futuro es eléctrico” y se reconoce un alucionado por estos vehículos.

La primera flota eléctrica de O Morrazo, en una panadería

Un trabajador de Panadería Iglesias muestra la flota de furgonetas eléctricas de la empresa. Gonzalo Núñez

La panadería Iglesias, con nave en Aldán y establecimientos por todo O Morrazo, fue de las primeras empresas en subirse al carro de los vehículos eléctricos. Ya lo hizo hace ocho años con cuatro furgonetas que la actual propietaria sigue manteniendo para el reparto diario de la mercancía por toda la comarca, hasta Marín. La empresa también dispone de una planta fotovoltaica en el tejado de la nave, con una producción de 100 kw, que abastece la producción y también la carga de estos vehículos.

Dos empleados de Panadería Iglesias dentro de una de las furgonetas de reparto que son eléctricas. Gonzalo Núñez

El responsable de la planta asegura que este tipo de vehículos tienen unas ventajas importantes para una empresa, además de los efectos positivos en el medio ambiente, a nivel de gastos tienen un mantenimiento más cómodo, “no cambias aceites y casi no precisan de revisiones técnicas. Se trata de un utilitario muy manejable. Para el reparto a domicilio, dice que la furgoneta eléctrica cumple bien con el objetivo.

Planta fotovoltaica en el tejado de la Panadería Iglesias. G.N.

Ellos la suelen utilizar desde seis de la mañana hasta la una de la tarde. La ausencia de ruido del vehículo también es algo que llama l atención, aunque consideran que no supone un peligro para los peatones en donde hay buenas aceras.

El electricista del Concello de Moaña en el vehículo eléctrico municipal. Gonzalo Núñez

"Como no hace ruido, la gente no oye venir la furgoneta y tengo que ir con precaución"

Javier Piñeiro - Electricista en el Concello de Moaña

decoration

El Concello de Moaña ha sido pionero en O Morrazo en la compra de vehículos eléctricos para su parque móvil. La actual furgoneta del servicio de Obras es un modelo eléctrico que se adquierió hace casi un año. Para el electricista Javier Piñeiro, su conductor, la furgoneta consume como un electrodoméstico, y dice que todas las noches queda cargando en la nave de Obras. Confirma que tiene una autonomía para 170-180 kilómetros y que es uno de los modelos más básicos. Admite que para un trabajador autónomo que tenga que ir a A Coruña, por ejemplo, este tipo de vehículos no le valen debido a que no hay puntos de recarga. Para su trabajo asegura que la furgoneta funciona muy bien, eso sí, no se puede olvidar de dejarla cargando y lo único negativo para él es la falta de ruido, ya que no tiene motor, y tiene que circular con mucha precaución porque los vecinos no se percatan, por el oído, de que se acerca un vehículo. Añade que el hecho de no contaminar también es una gran ventaja. Entiende que si no hay más vehículos eléctricos circulando -en Moaña sí hay más híbridos- es por el precio má caro en comparación con un coche de combustión.

“El 30% de las ventas son vehículos a gas; el eléctrico está menos introducido”

Un comercial del concesionario Rodosa muestra un modelo eléctrico. Santos Álvarez

El vehículo eléctrico no está introducido en el mercado como debiera, aseguran en el concesionario Rodosa de Cangas, todo un referente en la venta de automóviles en O Morrazo. En su caso tienen más venta los vehículos con motor GLP (Gas licuado del petróleo) que hoy en día están siendo una alternativa al vehículo eléctrico en cuanto al ahorro en el consumo. También tiene bajas emisiones. En torno al 30% de las ventas ya son de gas, señalan. El vehículo GLP lleva el tanque de gas como si fuera una rueda hueca en donde iba la de repuesto. Para estos vehículos sí hay punto de recarga en gasolinera, en A Magdalena, al contrario que para los eléctricos cuyo problerma es la falta de estas ubicaciones. Según el proveedor Electromaps, que informa de los puntos de recarga, en Pontevedra hay 292 conectadores en 112 ubicaciones para vehículos eléctricos. En Galicia hay 874 en 347 ubicaciones

Cangas se abstuvo en la bonificación al impuesto

El BNG de Cangas había planteado en el pleno de septiembre que el Concello estableciera bonificaciones del 75% para los automóviles eléctricos y del 50% para los híbridos e instalar, cuando menos, un punto de recarga en el concello. Pero la moción cayó en saco roto con las abstenciones del gobierno (ACE) y de PSOE, Avante! y PP. La portavoz del BNG, Mercedes Giráldez, asegura que lo habían presentado para que diera tiempo a tramitar las bonificaciones para el próximo año “pero non fixeron nada. Tiña que ir neste mes a exposición e publicar antes de final de ano, pero nada”. En Moaña, el concejal de Hacienda, Aldán Santamarina, asegura que no se aprueban estas bonificaciones en el Impuesto de Vehículos debido al plan de ajuste, firmado en 2012 y aún vigente. Dicho plan, dice, les obligaba a modificar esta ordenanza con un incremento lineal en todos los tramos “pero no goberno temos decidido que non imos subir o imposto. Se levamos calquer outra proposta de modificación da ordenanza, temos o informe desfavorable da secretaria”.

"En Madrid no cobran el parquímetro a un coche eléctrico y aquí seguimos sin que bonifiquen el impuesto de vehículos"

Pablo - propietario de vehículo eléctrico

decoration

Pablo es propietario de un Mercedes clase A, en su caso híbrido enchufable. Tiene 80 kilómetros de autonomía eléctrica, que le llegan para sus desplazamientos entre Cangas y Vigo. Asegura que con 2,40 euros, que es el coste de la carga del coche en su domicilio, le llega para estos viajes diarios: “Con una carga de 12 km/h ya me da para 60 kilómetros y con esto me llega para el día a día. A 0,20 el kw resultan esos 2,40 euros”. En un coche de combustión serían unos 3,5 litros, lo que implicaría un gasto de unos 5 euros, teniendo en cuentael precio del litro a 1,45 euros. Serían 2,40 euros más al día de gasto. En un cargador el coche llena la batería en una hora y 40 minutos, en el enchufe de su casa son 5 horas. Reconoce que la inversión que tienen que hacer en la compra del coche es mayor, en su vehículo por ejemplo, unos 6.000 euros más, que si fuera de combustión, pero añade que también hay ayudas del Estado y que tiene muchas ventajas, de hecho es su segundo coche de estas características. Entre la desventajas está la falta de infraestructruras, ya que en todo O Morrazo no hay puntos de recarga y en Vigo pocos. Asegura que en otras ciudades hay muchas facilidades, como en Madrid, en donde estos vehículos no pagan el parquímetro en la calle. Mientras, los concellos aquí siguen sin bonificar el Impuesto de Vehículos.

Obras del primer punto de recarga eléctrica que realiza el Concello de Moaña. G.N.

Primer punto de recarga de la comarca en Moaña. El Concello inició las obras de lo que será el primer punto de recarga de vehículos eléctricos en la comarca. Está junto a la Casa Consistorial y se financia con cargo a una subvención del 70% del Plan Moves de la Xunta. La inversión son 15.200 euros. El concejal Rodrigo Currás también asegura que en movilidad eléctrica están fomentando la bicicleta y ya han contratado un estudio de viabilidad para su implantación.

Compartir el artículo

stats