Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solo una empresa opta a la segunda fase del astillero de Banda do Río y se amplía el plazo

El astillero y carpintería de Banda do Río, en Bueu. | // SANTOS ÁLVAREZ

Una única empresa opta al contrato para la segunda fase de la restauración del astillero de Banda do Río, una obra valorada en 92.676 euros (112.138 con IVA incluido) y que se financiará con cargo al Plan Concellos 2020 de la Diputación de Pontevedra. La plica se abrió ayer mismo y la aspirante es Construcciones e Ingeniería Messi S.L., con sede en Pontevedra, a la que se ha solicitado que aporte una serie de documentación para poder comprobar que cumple con todos los requisitos para la adjudicación. La otra gran noticia es que, salvo sorpresa, el pleno de la Diputación aprobará mañana una ampliación del plazo para justificar los proyectos del Plan Concellos 2020, que inicialmente debían estar concluidos el 30 de noviembre.

La aspirante presentó oferta a los dos lotes a concurso: el primero es para concluir los trabajos pendientes de la primera fase y el segundo constituye el propio plan museológico. Su oferta económica global asciende a 84.420 euros, sin IVA. Sin embargo, sin la ampliación del periodo de justificación la ejecución sería inviable. La previsión es que esa extensión abarque hasta julio de 2022.

El proyecto de intervención ha sido redactado por el experto en recuperación y conservación del patrimonio artístico Guillermo Rodríguez Rodríguez, que ya colaboró con el Concello de Bueu en la primera fase, y por la conservadora e historiadora Asunción Terroso. La actuación prevé completar algunos de los aspectos que quedaron pendientes en la primera parte, como la apertura de varios vanos o ventanas; aplicación de aceite protector para la madera; la reconstrucción del foso o rampa de acceso a la sierra de cinta; o parte de la urbanización exterior.

dgarcia@farodevigo.es Gonzalo Núñez

El objetivo fundamental que se persigue en esta segunda fase es el desarrollo del programa museológico y los redactores del proyecto abogan por una propuesta “muy discreta, que reduce al mínimo los elementos construidos para que toda la fuerza y protagonismo recaigan en el antiguo astillero”, tal como explican.

El primer paso es recuperar el área de la carpintería. Para ello se plantea restaurar la zona de trabajo con la exposición de herramientas de mano y maquinaria. Se trata de combinar la imagen original de la carpintería con las dos premisas básicas del proyecto: crear un recorrido sin necesidad de que haya personal fijo y garantizar la protección de los elementos expuestos. Aquí se incluirán la propia sierra de cinta, la máquina polivalente, dos bancos de carpintero y la “tríscala” para afilar.

El segunda parada será la oficina, donde se tramitaban los encargos, contratos, maquetas modelo... La tercera sería el espacio de montaje de las embarcaciones y en este caso lo que se plantea es colocar un banco de carpintero de características similares al original, una embarcación a medio construir, otra fabricada de manera tradicional y se dotará al lugar de las herramientas características.

El recorrido acabará en el lugar donde se concluían los barcos y donde se ejecutaban los trabajos previos a la botadura: calafateado, careado… y la exposición de elementos y útiles de las embarcaciones como remos o timones. El proyecto prevé además reconstruir un fragmento de la rampa de botadura para dar una idea de cómo era este proceso. “Se descarta la ejecución de una rampa completa porque rompería con la línea del paseo existente”, explican los autores.

Embarcaciones tradicionales en el astillero de Banda do Río. Gonzalo Núñez

Todo esto debe explicarse y ayudar al visitante a interpretarlo. Para ello se recurrirá a los paneles de vidrio que sirven de cierre al astillero, con una altura que se acerca a los dos metros. “Se aprovecharán como base para colocar textos e ilustraciones explicativas”, señalan. A mayores se dotará al antiguo astillero de ribera de paneles expositivos tipo “tótem” de dos metros de altura y 40 centímetros de ancho, en vidrio de seguridad con vinilo impreso con texto e imagen ilustrativa; carteles para la zona de herramientas y maquinaria; y una proyección audiovisual con contenidos multimedia.

Compartir el artículo

stats