Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los marineros pagarán por apilar aparejos en suelo portuario, pero logran una bonificación del 80%

Operarios trabajando en el puerto de Bueu para marcar los espacios para depositar los aparejos y pertrechos de pesca. | // SANTOS ÁLVAREZ

A los marineros de la comarca de O Morrazo no les quedará más remedio que rascarse el bolsillo para seguir dejando los aparejos y pertrechos de pesca en suelo público portuario. Durante años, al igual que el resto de las cofradías de la provincia de Pontevedra, se negaron por considerar que las tarifas de Portos de Galicia por el uso privativo de ese espacio eran “abusivas”: el coste podía llegar hasta casi 1.600 euros, en función del rango del puerto y la superficie ocupada. Después de intensas negociaciones entre el ente público y el presidente de la Federación Provincial de Confrarías de Pontevedra, José Manuel Rosas, las dos partes han alcanzado un acuerdo que implica la bonificación de hasta el 80% de la tasa, que ahora pasará a un máximo de 306 euros al año. Un acuerdo que entrará en vigor el próximo 1 de enero y del que también se beneficiarán las federaciones de A Coruña y Lugo, cuyos pósitos sí abonaban estas tarifas desde hace años.

Estos mismos días ya se puede ver en puertos como el de Bueu a operarios delimitando las “parcelas” o zonas en las que se deberán colocar los aparejos de pesca. Las tarifas que deben abonar los armadores dependerán de la clasificación o rango del puerto (A, B o C), la superficie ocupada y los meses en los que se usará ese espacio. Los precios más altos serán para los muelles de categoría A, entre los que están Cangas, Bueu y Moaña. El importe es sensiblemente inferior en los de rango B, donde figuran Aldán, Meira y Domaio; y en los C, en los que se incluye Beluso. Desde Portos argumentan que se trata de ofrecer “un trato igualitario” a todos los usuarios de los puertos de titularidad autonómica –un total de 122– y reforzar la seguridad para “el tránsito portuario, evitar accidentes y el abandono de materiales”.

Las parcelas para apilar las nasas y aparejos de pesca ya delimitadas en Bueu. | // SANTOS ÁLVAREZ

Línea del cantil

El sector se oponía al pago de estas tasas porque uno de los criterios que se emplea es la distancia con respecto al cantil o borde del mar: cuanto más cerca de esa línea, más se paga. Algo que desde las cofradías se considera un sinsentido, cuando además se trata de sus instrumentos de trabajo y que deben estar lo más cerca posible de los barcos. “Por ejemplo, en el caso de Bueu para tener un precio asequible nos obligaban a tener las nasas y demás aparejos a 30 metros del cantil, lo que significaría llevarlas a la Avenida Montero Ríos”, ilustra el presidente de la federación provincial y patrón mayor bueués, José Manuel Rosas.

Las áreas que se delimitarán en los puertos incluyen superficies de 1, 2, 4, 6, 10, 12, 16 y 20 metros cuadrados. La propuesta inicial de Portos de Galicia fijaba un precio mensual mínimo de 3,78 euros (para las de 1 metro cuadrado) y un máximo de 75,6 euros para las de 20 metros cuadrados. Esto significaba que un armador que tuviese que utilizar una de esas parcelas durante todo el año tendría que hacer frente a un mínimo de casi 80 euros hasta un máximo de 1.593 euros si se trataba de una de 20 metros cuadrados. En un caso intermedio, como una reserva de 10 o 12 metros cuadrados, el precio anual oscilaría entre los 800 y 960 euros.

Redes y aparejos de pesca en la zona portuaria de Cangas. Santos Álvarez

El acuerdo negociado entre Portos de Galicia y la Federación Provincial de Confrarías de Pontevedra es mucho más ventajoso para el sector, con bonificaciones que llegan al 80% de la cuota. El importe consensuado para un puerto de rango A oscila entre una tarifa de 1,28 euros al mes para una superficie de 1 metro cuadrado hasta 25,50 euros mensuales para una de 20 metros cuadrados. Así, el precio máximo que abonará un armador será de 306 euros anuales por una parcela de 20 metros cuadrados durante los doce meses. En el caso de una superficie intermedia como 10 o 12 metros cuadrados, la tarifa anual será de 153 y 183 euros respectivamente.

En el caso de los puertos de categoría B el precio mensual será de un mínimo de 0,85 euros y un máximo de 17 euros, por lo que el tope que podría abonar un armador sería de 204 euros anuales. En los de rango C, la horquilla oscila entre los 0,64 euros y los 12,75 euros, por lo que el máximo anual no superaría los 155 euros.

Nasas apiladas en el entorno del puerto de Aldán. Santos Álvarez

Portos reforzará la vigilancia para garantizar que se cumpla

Los armadores ya pueden solicitar las concesiones para ocupar las parcelas que se están delimitando en los puertos de la comarca y para ello deben dirigirse a las oficinas de los guardamuelles de Portos de Galicia. Tras el acuerdo alcanzado con la Federación Provincial de Confrarías de Pontevedra, desde Portos anuncian que se intensificará la vigilancia para velar por el cumplimiento de esta normativa.

Una norma que recalcan que no es novedosa, sino que existe desde hace años y que es de obligado cumplimiento en los 122 puertos de titularidad autonómica. Con la delimitación de estos espacios y la aplicación de tarifas para su correcto uso se pretende ordenar y fomentar una utilización racional del suelo portuario. “Son enclaves estratégicos, cuya explotación debe ser ordenada para ofrecer la mayor seguridad posible. Esto implica liberar de aparejos los cantiles y habilitar una zona de tránsito sin obstáculos”, argumentan desde Portos. También se persigue una mejora de carácter ambiental porque así se evita la posible caída de restos de plástico o redes sueltas al mar.

Compartir el artículo

stats