Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rescatan a un guacamayo de un vecino de Domaio en un árbol a 30 metros de altura

Dos especialistas de Arboreculturagaia se encargaron de bajar al pájaro sano y salvo

Así fue el rescate del guacamayo de Domaio

Así fue el rescate del guacamayo de Domaio R. M.

Para ver este vídeo suscríbete a Faro de Vigo o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Así fue el rescate del guacamayo de Domaio Cristina González

Un vecino de Domaio, propietario de una cría de guacamayo, de tres meses de edad, estaba desesperado desde que el domingo el pájaro desapareció de la casa, ubicada en esta parroquia de Moaña. Fue encontrado, enredado por la anilla en unas ramas en un eucalipto, a 30 metros de altura, cerca de la vivienda, junto a la Poza da Moura. Los gritos del guacamayo le pusieron al descubierto, aunque las ramas del eucalipto le tapaban y el acceso a la copa del árbol era imposible. Su dueño recurrió a todos lados para que alguien pudiera realizar el rescate hasta que le hablaron de una empresa especializada de Pontevedra en trabajos de altura en árboles. Sus especialistas tenían que escalar 30 metros por el tronco para poder llegar al animal, en unas condiciones complicadas, ya que se trata de ramas finas, como asegura el gerente de Arboricultura Gaia, Javier Macías, que ayer concluyó el trabajo de rescate, en compañía del trabajador Iván Macías, y con el pájaro a salvo.

El pájaro, en lo alto de las ramas del eucalipto. | // FDV

Manso y cariñoso

Este tipo de animales cuyo nombre común es guacamayo en azul y amarillo y su científico Ara Rauna, tienen un alto valor económico y en el mercado pueden rondar los 2.000 euros. Se trata de animales papilleros, criados en cautividad y muy cariñosos y mansos, lo que ayudó también a poder sujetarle. Una vez que llegaron hasta el pájaro escalando con cuerdas, protegieron al pájaro contra el cuerpo de uno de los especialistas y así lo bajaron hasta el suelo. La pericia y el conocimiento de estos especialistas -la empresa lleva más de 15 años de trabajos- hico que el rescate del animal concluyera de forma exitosa, incluso con la satisfacción de ambos trabajadores de haber podido bajar al animal desde una altura tan considerable. Eso sí, invirtieron en el rescate dos horas y media, tal y como señala Javier Macías.

Momento de la bajada del pájaro por el árbol. Fdv

Esta misma empresa, de Pontevedra según señala su gerente, ya realizó un rescate de un gato hace solo unos 15 días en Chapela, y de otro felino más en Nigrán, que también estaban subidos en árboles de altura.

Compartir el artículo

stats