Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La memoria de Mörling volverá a navegar por Bueu

La viuda del antropólogo dona a Os Galos su dorna, que será restaurada

Víctor Domínguez inspecciona la dorna de Staffan Mörling, que está tapada en A Roiba, en Beluso. | // G.N.

El trabajo se le acumula a Os Galos. La asociación acaba de recibir una herencia muy especial: la dorna polbeira de Staffan Mörling. La viuda del antropólogo sueco ha donado la embarcación a la asociación de embarcaciones tradicionales para su recuperación y restauración.

La dorna de Staffan Mörling volverá a surcar las aguas de Bueu y de la ría de Pontevedra. La embarcación del antropólogo sueco, fuertemente vinculado a la isla de Ons y a Bueu, ha sido donada por su familia a la Asociación de Amigos das Embarcacións Tradicionais Os Galos, que ahora tiene por delante la tarea de restaurar y recuperar una embarcación cargada de simbolismo. “Para nosotros es un honor y un orgullo que su viuda [Josefa Otero, natural de Ons] haya decidido donarnos la dorna”, asegura el presidente del colectivo, Víctor Domínguez.

Mörling, fallecido en mayo de 2020, hacía años que no podía navegar con su embarcación, que permanecía en tierra, al pie de la antigua fábrica de A Roiba, al lado de la Praia de Beluso. Hasta allí se desplazó ayer el presidente de Os Galos para comprobar su estado. “Lo primero que tendremos que hacer sanearla y rascarla para dejarla limpia. Se ve que hay zonas que están bastante abiertas y tapadas con sikaflex [un tipo de goma]. Seguramente habrá que cambiar algunos bances o maderos”, apunta Domínguez tras una primera inspección visual. El barco tiene algo más de cuatro metros de eslora, está fabricado con madera de pino y puede navegar tanto con vela como con remos.

Staffan Mörling junto a su esposa, Josefa Otero, en una visita a Bueu. Fdv

La recuperación de la dorna de Staffan Mörling es una tarea cargada de simbolismo. “Para nosotros fue alguien muy importante porque tuvo mucho que ver con la recuperación de la cultura marítima y la memoria de los barcos tradicionales”, destaca Víctor Domínguez, que subraya que la rehabilitación de la embarcación es uno de los mejores homenajes que le pueden brindar al antropólogo. Mörling fue nombrado en enero de 2006 como Fillo Adoptivo de Bueu y en 2015 se le dio su nombre a la calle de acceso a los institutos de la localidad. “Cuando fue nombrado Fillo Adoptivo desde Os Galos también le hicimos un reconocimiento y se le nombró como presidente honorífico de la asociación”, recuerda Domínguez.

La embarcación será trasladada al taller de Petís en cuanto haya de nuevo disponibilidad de espacio y el deseo de Os Galos es que la dorna pueda estar completamente lista para el próximo Encontro de Embarcacións Tradicionais de Bueu, que debería celebrarse el próximo verano. “Nos gustaría poder organizar un acto de botadura en condiciones y que Josefa pueda ser la madrina”, aseguran desde la directiva.

La flota de Os Galos ronda ya las 20 embarcaciones, algunas de las cuales fueron donadas al Concello de Bueu y otras al Museo Massó. Con la de Mörling serán ya cinco las dornas –entre de tingladillo y a tope– de esta armada tradicional, en la que también hay botes polbeiros, traineras o gamelas, entre otros barcos.

Cesáreo Pérez con su dorna “Carmen” en la isla de Ons. | // S.F.

“Carmen”, la verdadera última dorna de Ons

Os Galos acaba de restaurar una dorna llamada “Elvira”, que procede de la isla de Ons y que ahora será expuesta en el centro de visitantes. Pero no es la última, sino la penúltima. La última es “Carmen”, una dorna que todavía está en activo y cuyo propietario es Cesáreo Pérez. “Durante los meses de invierno está al lado del puesto de información de Parques Nacionales y durante el verano salgo con ella. Puedo ir a motor o a pan de millo [a remo]”, cuenta con buen humor.

La dorna se encuentra en perfectas condiciones y le tuvo que incorporar unos flotadores debajo de los corredores para evitar que se pueda ir al fondo. “Está tan bien que hasta salió en la película ‘Ons’ de Alfonso Zarauza, aunque ahí le cambiaron el nombre”, sentencia.

Compartir el artículo

stats