Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La edil del BNG Iria Villar es la cuarta dimisión que se produce en la corporación de Cangas en este mandato

Abandona su cargo por razones laborales al ganar una plaza en un instituto de FP de Arzúa

José Antonio Antepazo | // G.NÚÑEZ

Sigue el goteo de dimisiones de concejales en la corporación municipal de Cangas. Por una u otra razón, la corporación municipal que queda se parece muy poco a la que empezó el mandato tras las elecciones de 2019. Es en las filas del BNG donde se produce en esta ocasión la dimisión. La concejal Iria Villar la presentó ayer en el Concello de Cangas y en el pleno del viernes se hará efectiva. Su dimisión se debe a razones estrictamente laborales. Licenciada en Ingeniería Forestal, aprobó recientemente las oposiciones para dar clase en un instituto de Formación Profesional y obtuvo plaza en Arzúa. Su puesto lo ocupará José Antepazo, de 63 años. Este militante de base es la segunda vez que se presentaba en unas listas del BNG. Muy vinculado al asociacionismo laboral, entra en una mandato que califica de complicado y de una situación política confusa. Asegura que le hubiese gustado entrar con un BNG gobernando Cangas, pero que toca trabajar desde la oposición para que las cosas mejoren.

José Antonio Dopazo   |  G.NÚÑEZ

José Antonio Dopazo | G.NÚÑEZ

La líder de los nacionalistas de Cangas, Mercedes Giráldez, agradeció ayer la labor de Iria Villar a lo largo de estos dos años, pero que sabía de lo complicado que era mantener el acta de concejala del BNG en Cangas con su trabajo en Arzúa. Iria Villar tuvo en su contra la pandemia. Cuando comenzaba a soltarse como concejala en los plenos topó con las restricciones.

Los dos primeros en presentar su dimisión eran concejales socialistas y fue muy poco después de tomar posesión. Se trata la que se presentó como cabeza de lista por el PSOE en las elecciones municipales pasadas, Ana Belén Martín, y el número 4 de la lista, Fernando Quinteiro. Ambos abandonaron su escaño por su enfrentamiento con la dirección del partido a nivel local. Poco después lo hizo el también socialista Hugo Fandiño. Había quedado como número uno del PSOE y tenía y tiene aún el cargo de secretario xeral de la agrupación local. Hugo Fandiño abandonó su cargo también por razones profesionales, al obtener plaza en el Ministerio de Exteriores en Madrid. Su puesto lo ocupó Pilar Nogueira.

iria Villar. | // G.N.

El ACE, el cambio fue forzado. La muerte del alcalde Xosé Manuel Pazos obligó a que entrara un edil de esta formación en la corporación. Tras intenso debate interno, ocupó el cargo Adrián Pena, que impidió así, que entrara un segundo miembro de Esquerda Unida en el pleno, tras Aurora Prieto. Se trata de Lucía Carballo. Y las continuas ausencias y baja de Adrián Pena no descartaban que Lucía Carballo entrara.

Donde no hubo cambios fue en el grupo municipal del Partido Popular ni el Avante!. Ambas formaciones se mantienen con los mismos integrantes que cuando empezó el mandato. Claro que nunca hay que descartar nuevas bajas en esta corporación municipal tan inquieta.

Compartir el artículo

stats