El ictus, un tumor cerebral, la anoxia o una dolencia metabólica, como también un traumatismo craneoencefálico por un accidente de tráfico, laboral, un golpe o una caída, pueden estar detrás del daño cerebral adquirido (DCA), que se puede producir de forma súbita en personas que nacieron sin lesión alguna. Muchas de estas causas dejan lesiones de diferente intensidad y muchas veces difícil de detectar, por eso que se le llama “discapacidad invisible” o “epidemia silenciosa”, aseguran en la Federación Galega de Dano Cerebral (Fegadace). Precisamente, el martes fue el día mundial del daño cerebral, una jornada que se aprovechó para demandar un plan integral de atención, y hoy, a través de la monitora de este colectivo, Carla Miranda, se ofrecerá una charla informativa sobre las causas, la prevención y el modelo de atención y rehabilitación. Será a las 18:00 horas en el Auditorio Municipal, para la cual se requiere previa inscripción llamando al 986 304 108.

Desde la Federación aseguran que hay poca información sobre el daño cerebral entre la población, incluso no disponen de estadísticas actualizadas. Las últimas son con datos recogidos entre 2010 y 2012 que apuntan a que en Galicia se dan al año 6.386 nuevos casos de daños cerebrales por ictus y 453 por traumatismos, sin disponer de datos de casos por anoxia, que es la falta de oxígeno que genera la hipoxia cerebral.

La denominada discapacidad invisible se puede decir, señalan en la Federación, que es una discapacidad reciente, debido principalmente al hecho de que los servicios de urgencias salvan cada vez más vidas, pero se sobrevive con secuelas; y al incremento de la incidencia del ictus por causas del envejecimiento poblacional y debido también a los cambios en los hábitos de vida.

Según los datos que maneja la Federación Galega, Galicia tiene una tasa por mil de daño cerebral del 12,6 en hombres y del 13, 6 en mujeres, mientras que en España es del 8,9 y 9,7, respectivamente. 35.756 personas en Galicia sufren daño cerebral.

Una de las reivindicaciones del movimiento asociativo es que se investigue más a fondo el daño cerebral desde el punto de vista epidemiológico. Fegadace busca la mejora de la calidad de vida de las personas con daño cerebral adquirido y la de sus familias, que se consigue con programas de rehabilitación multidisciplinar, información y apoyo a las familias y servicios de atención terapéutica, tanto diurna como residencial prestados por las cinco asociaciones federadas y a través de otras acciones que promueve como la promoción de la investigación epidemiológica y social, divulgación del conocimiento científico del daño cerebral adquirido, incidencia política y sensibilización e información a la sociedad.