Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El creador del fútbol a pie desvincula la muerte de un jugador en Cangas de este deporte: "Fue casualidad"

Un entrenamiento de fútbol a pie en el campo del Morrazo. | // SANTOS ÁLVAREZ Juan Calvo

El 30 de noviembre de 2019 nacía en Cangas el fútbol a pie. Correr se penaliza con falta, igual que se prohibe tirar fuerte. Es un juego de toque, de habilidad, donde las fuerzas se igualan y donde este año se pudo ver a abuelos formando equipos con sus nietos.

El cangués Claudio González falleció el lunes cuando practicaba el fútbol a pie, un deporte diseñado para evitar problemas cardiovasculares | ”Fue algo accidental, no debe apartarnos del camino trazado”, dice su creador

Y ese es uno de los objetivos: igualar las fuerzas para que a través del juego se pueda socializar.

Es una buena alternativa a correr y andar para aquellos que quieren matar el gusanillo del fútbol, que abandonaron por lesiones o porque la edad no perdona.   

  • Rafael Louzán ya conoce el fútbol a pie

    El presidente de la Gallega visitó una de las sesiones de la disciplina creada por José María Rials

Pero fue un deporte que nació siempre de la mano de la salud. Siempre quiso tener el aval de profesionales médicos y se organizaron charlas en Cangas y también en Vigo sobre los beneficios de la práctica de este deporte.

  • Caminando entre balones

    Cangas acoge la presentación del fútbol a pie, modalidad que combina deporte y salud

Fue recomendado para personas obesas, para hipertensos y pacientes diabéticos. Así que, lo del lunes, como insiste su fundador, José María Rial, fue un accidente que no ha de apartarles del camino.  “El esfuerzo que se realiza es aeróbico. Nunca entras con deuda de oxígeno, porque si corres se pita falta”.

El doctor Romero, jefe de oncología de Povisa, fue quien nombró a esta modalidad

La muerte de Claudio González Alonso fue al principio de la sesión de entrenamiento, recuerda José María Rial, que incide en que para nada estuvo relacionado con la parada cardiorespiratoria que acabó con su vida.

“Fue algo inesperado, cosas que pasan en la vida, como el infarto que le causó la muerte al que hasta hace nada fue conselleiro de Facenda, también natural del municipio de Cangas, Valeriano Martínez”

decoration

A sus 57 años, Claudio González Alonso había dejado ya el mar atrás. Había sido patrón de pesca, pero ahora regentaba una empresa de productos cárnicos. Jugó toda la vida al fútbol. Formó parte de aquel equipo de categorías inferiores, el mítico Lord Bayron, que sirvió de base al hoy Alondras.

Un entrenamiento de fútbol a pie en el campo de O Morrazo. SANTOS ÁLVAREZ

Comenta José María Rial que estaba totalmente involucrado en el fútbol a pie, que había traído a mucha gente a este nuevo deporte y participado en la exhibición que tuvo lugar en la final de la Copa Federación, entre el Alondras y el Somoza, en A Estrada. Ninguno de sus compañeros de juego le habían oído comentar que tenía problemas de corazón. Y si los tuviese, el fútbol a pie no parecía una mala idea para mejorar. Los médicos lo recomendaba para cumplir, de otra manera, con esos miles de pasos que hay que dar al día para mantener el corazón sano, para bajar del peso y tener a raya el colesterol malo. 

“Esto no nos puede hacer dudar. Fue una casualidad. La vida cambia en un segundo”

José María Rial

decoration

Primer torneo de fútbol a pie de Cangas Mauro Bernárdez

El fútbol a pie, desde Cangas, trata de abrirse camino en Galicia. Es, muchas veces, el refugio de exjugadores, y en Cangas lo practican veteranos de la enjundia del exbarcelonista Manolo Tomé y, ahora, en Vigo,  veteranos celestes están empezando, como Sindo, a aferrarse a este deporte de vida.

Los problemas de coordinación de salvamento 

Otra vez, y ya van demasiadas este año, ni el servicio 112 ni el 061 avisó al Grupo Municipal de Emergencias de Cangas de la alerta que se producía en los campos del keniata, donde la vida de un jugador de fútbol a pie corría peligro. A escasos minutos de distancia, el mencionado servicio municipal ignoraba lo que sucedía. Sin embargo sí había sido alertada la Policía Local. En Cangas, el Grupo Municipal de Emergencias, ligado al servicio de Protección Civil es quien cuenta con más personal más preparado y más medios para este tipo de urgencias, al margen de los servicios sanitarios. Se enteraron por terceros de lo que sucedía y acudieron de inmediato. No es que si se hubiesen presentado antes en los campos del keniata hubieran podido salvar la vida de Claudio González, pero no se entiende el hecho de que sus miembros no hubiesen sido alertados. Tampoco fueron avisados cuando una niña se ahogó en una piscina a escasos metros de su sede .

Compartir el artículo

stats