Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La niebla esconde la caza

Algunos de los cazadores de Moaña, ayer en Chan de Arquiña. | // SANTOS ÁLVAREZ Cristina González

Los cazadores de Moaña, como también los de Cangas y Bueu, acudieron muy temprano al monte, sobre las 08:30 horas. La jornada acabó pronto para los cangueses –dos horas después–, mientras que los moañeses no pudieron soltar los perros hasta las 11:00. La intensa niebla hizo que la primera jornada de la temporada de caza en Galicia fuera para ellos “desapacible”, asegura el presidente de la Sociedad de Caza de Moaña, José María Costa Pena, una entidad con 86 cazadores. Su cuadrilla acudió en este primer día con los perros de caza de conejo, aunque también se podía ir al jabalí, pero en su coto asegura que la caza del cerdo salvaje lo dejan para los sábados.

Un cazador muestra dos conejos capturados. | // SANTOS ÁLVAREZ Cristina González

La jornada concluyó con pocas capturas, como ya se temía. Recorrieron las cimas de Chan de Arquiña y el Monte Xaxán, dentro de un tecor que tiene unas 2.400 hectáreas. Se vieron a cazadores con dos piezas de conejos, pero la jornada no concluyó con más de una docena, según las fuentes consultadas.

El jueves, los cazadores volverán al monte, en la segunda de las jornadas que, con el domingo, tienen permitida a lo largo de la semana, además de los días festivos. La situación de la caza, asegura Costa Pena, no mejora porque aunque siempre se hacen repoblaciones –un millar este año–, la mortandad sigue estando en un 80%, debido a las enfermedades como la mixomatosis, o que el animal, procedente de granjas, no está adaptado al monte.

En Cangas, Jesús Graña, el presidente de la Sociedad de Caza,que cuenta con 70 socios, asegura que se movieron por los montes de Varalonga, O Hío, A Madalena y Coiro. En su caso fue a Donón, en O Hío, y cazó con perros, sin disparar escopeta. Acudió con dos compañeros y la jornada se saldó con dos piezas de conejo tras dos horas: “A las once ya estábamos fuera. Solo vamos a dar una vuelta”, señala Graña a quien le transmitieron que en Cangas cayó también algún jabalí, según le transmitieron. Reconoce que pese a los esfuerzos de repoblaciones –500 conejos este año– y desbroces del monte, la caza no va para adelante. De hecho, ellos ya cierran la temporada un mes antes y en lugar del 6 de enero, lo hacen 8 de diciembre.

Compartir el artículo

stats