Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Corredoiras renuncia a San Martiño y apunta al Trail de Cela

Corredores en la edición de 2018 de la Carrera de San Martiño de Bueu. | // FARO

Fue la última prueba atlética que organizó antes de la eclosión de la pandemia y será también la primera que se dispute en Bueu una vez la incidencia del coronavirus parece haber remitido. El Clube de Atletismo Corredoiras centrará sus esfuerzos en la organización de la próxima edición del Trail de Cela, previsto para el mes de enero, en un gesto que tiene tanto de práctico como de simbólico y que supone la renuncia al Cross de San Martiño, previsto para este mes.

La decisión del club buenense de suspender la disputa del Cross de San Martiño, siguiente prueba en su calendario competitivo, obedece a la idea de “dejar el año ya en blanco para volver en enero”, tal y como asegura Ricardo Verde, presidente de la entidad deportiva.

En realidad se trata de una postura que comenzó a perfilarse en verano, cuando el club no puso en marcha ninguno de los eventos que solía preparar, la Travesía a Nado Cabo Udra-Pescadoira y la media maratón 21K Costa da Vela, que se unieron a la suspensión anterior de la Volta Pedestre á Illa de Ons y del Trail de Cela 2021.

El club retomará la organización de pruebas con la última que hizo antes de la pandemia

decoration

Ahí ya se frenaron de forma considerable las posibilidades de que San Martiño volviese a tener su carrera popular. Curiosamente, la celebración el pasado fin de semana del Cross de Cabo Udra también ha animado a la decisión del Corredoiras. “Las categorías inferiores ya tuvieron su oportunidad de competir ahí, así que nosotros no organizaremos nada en San Martiño”, señala.

La suspensión de la prueba nada tiene que ver, pues, con la situación pandémica, que ha dejado a Bueu bajo mínimos en las últimas semanas, con varias jornadas en las que no ha habido ni un solo caso contabilizado. “Tal y como está ahora la situación se podría celebrar la prueba sin ningún problema, pero era una decisión que ya estaba tomada”, afirma Verde. Y es que la situación cambiante en cuanto a restricciones tampoco ha ayudado a generar una seguridad en eventos que requieren de una preparación más compleja y necesitada de tiempo de lo que parece.

Todo apunta ahora al Trail de Cela, que cumplirá su octava edición, y que verá multiplicada la habitual expectación que siempre genera. “Esperamos que haya una buena respuesta de la gente porque hay ganas de competir”, manifiesta Ricardo Verde, que anuncia que el plazo de inscripción se abrirá a finales de noviembre o principios de diciembre. La idea es no establecer ningún límite de plazas, aunque todo dependerá del volumen de inscripciones que haya. La de 2020 fue la última edición que se celebró del Trail de Cela y en ella tomaron parte casi 500 deportistas, distribuidos entre la carrera (187) y la andaina (290). Para 2022 la organización piensa realizar alguna variación en el recorrido.

Compartir el artículo

stats