Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Xunta descarta la circunvalación de Cangas y el PMUS busca aparcamientos disuasorios en el casco

Aparcamiento público de la zona de Altamira. | // SANTOS ÁLVAREZ Juan Calvo

Mientras el Plan de Mobilidade Urbano Sostible de Cangas (PMUS) busca soluciones no solo para canalizar el inmenso tráfico rodado que llega al municipio, sino para darle cabida, el gobierno de la Xunta de Galicia sigue diciendo no a la circunvalación. Así que hay que esperar que los presupuestos de la Xunta que están a punto de salir no recojan, otra vez, una partida para esta obra que este verano se pudo comprobar que no era un antojo político, sino una necesidad. Y así, el PMUS busca espacio en la villa para ubicar aparcamientos disuasorios como solución a un acuciante problema de aparcamiento en la villa.

Aparcamiento público en la zona de Altamira

En su respuesta a una interpelación socialista, la Consellería de Infraestructuras e Mobilidade que dirige Ethel Vázquez se agarró a la modificación que el borrador del Plan Xeral que se publicó en el año 2018 hizo del trazado, que defendía en el aquel momento concejal de Urbanismo Mariano Abalo (ACE) y que iba en contra del acuerdo plenario en el que todos los partidos políticos decidieron mantener el trazado original de la nueva vía, cuando desde Infraestructuras se intentó cambiarlo y era conselleiro Agustín Hernández. La Consellería advierte en su contestación al grupo parlamentario socialista que si el Concello opta por esta modificación habría que reiniciar toda la tramitación.

Pero se olvida la Consellería de Infraestructuras de la reunión que tuvo el fallecido alcalde de Cangas Xosé Manuel Pazos con Ethel Vázquez en la que le dejó muy claro que si la resistencia a la construcción de la circunvalación era por el cambio de trazado, que la Xunta podía comenzar al día siguiente la obra, porque no se iba a producir. Xosé Manuel Pazos siempre se mantuvo fiel al acuerdo plenario que el nuevo PXOM que se planteba desde la concejalía de Urbanismo de Mariano Abalo quería abandonar. Este cambio de parecer junto con las dudas que también ofrecía Asemblea Pola, que consideraba que entre 1993 y 2019 se produjeron muchos cambios, entre ellos la autovía de O Morrazo, son un ancla para la Consellería de Infraestructuras.

El departamento de Infraestructuras e Mobilidade sí reconoce que el proyecto de construcción de la variante de Cangas, tramo I PO-551 _avenida de Marín, desarrolla el tramo priorizado por el Concello de Cangas a principios de 2015, que es el comprendido entre las glorietas 1 y 2 del trazado sometido a información pública en 2012, así como la conexión con la avenida de Marín. “Aunque el coste inicial previsto para la ejecución de esta obra era de 2,3 millones de euros, finalmente el presupuesto del proyecto constructivo de la primera fase supera los 6,6 millones de euros. La razón de este incremento se debe a que el estudio geotécnico del proyecto identificó que la mayor pare del terreno por el que discurre el trazado está saturado de agua, por lo que hay que hacer grandes saneamientos y cimentaciones especiales para las estructuras. El trazado de la vía es una carretera que no está cerrada con un ancho de afección de 18 metros y no de 30 como figuraba en el proyecto de Infraestructuras en 2012. Tendría también carriles de de 3 metros a cada lado y 1,5 metros de arcén y 2 de aceras.

Aparcar en la villa, toda una aventura cada día

Esta semana se celebró una reunión del equipo redactor del PMUS de Cangas con los técnicos municipales. Ya hubo una anterior con colectivos afectados. Se buscan ideas tanto para solucionar el problema de tráfico en el casco como en la zona rural. El gran aparcamiento de cerca de mil plazas en Altamira, en terrenos de la Unidad de Actuación Número 5, que son ahora propiedad de un fondo de inversiones, es insuficiente. Todos los días está lleno y aparcar en la zona de la avenida de Marín es toda una aventura que requiere mucho tiempo. Lo mismo en el frente marítimo de Cangas. No parece que el equipo redactor del PMUS ni tampoco el gobierno actual esté por ofrecer la construcción de un aparcamiento subterráneo como solución. Sí que se inclina más buscar terrenos dentro del casco urbano donde se puedan construir aparcamientos disuasorios. Claro que esa solución valdría dinero y no es fácil buscar los terrenos adecuados. No vale con dejar los coches en A Rúa o O Gatañal y que la gente venga andando. Pero los aparcamientos disuasorios se antojan como solución a un problema que cada vez es más grave en Cangas. El gobierno local tendría que armarse de paciencia y negociar la compra de estos terrenos o su alquiler o establecer convenios con los propietarios. Entre las soluciones por las que apuesta el PMUS en cuestión de tráfico también aparecen la creación de nuevos viales y se defiende la idea de que los caminos y vías no queden cortados, como es el caso, por citar un ejemplo, como en de A Garita. No se apuesta por la zona azul en los alrededores de la plaza de abastos, pero sí por ampliar el tiempo para carga y descarga y fomentar en la villa la rotación de los vehículos, aunque la rotación no soluciona un problema que se basa en que no hay en Cangas espacio suficiente para aparcar. Y es algo que ya sucede todos los días. No hay que esperar a los días de feria.

Compartir el artículo

stats