Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La historia interminable de la isla de Samertolaméu

Imagen antigua de cuando Samertolaméu, en Meira, era isla.   | // FDV

Imagen antigua de cuando Samertolaméu, en Meira, era isla. | // FDV

Aunque el Estado ha elaborado un Proyecto de Ley de Presupuestos pensando ya en la era postcovid, la recuperación de la isla de Samertolaméu, en la parroquia moañesa de Meira, deberá seguir esperando. Lo lleva haciendo 30 años, desde que en 1992, colectivos moañeses empezaron a reivindicar que el Estado le devolviera su isla, unida al continente con los rellenos de escombros de las obras de construcción de la autopista AP-9 en los años 70. En 2009, el Estado había incluido 500.000 euros para esta obra, pero finalmente se retiraron. Ahora alega que no se dispone de ningún proyecto para regenerar este litoral

Fue el diputado del BNG, Néstor Rego, que forma parte del Grupo Plural en el Congreso de los Diputados, quien ha vuelto a desempolvar este año la reivindicación para la recuperación de la “Illa” de Samertolaméu, que siempre vuelve sobre la mesa cuando el Estado prepara sus Presupuestos Generales. Los nacionalistas, ya sea con grupo propio o sin él, siempre han luchado, con enmiendas, para que la inversión se contemple en las cuentas del Estado, como también lo intentó en su momento el PP cuando era alcalde de Moaña, José Fervenza. El político popular llegó a argumentar su petición con un estudio en el año 2012, elaborado por la asistencia técnica de la Cofradía de Pescadores, de que la recuperación de la isla, con la eliminación del istmo artificial, conllevaría un flujo de agua beneficioso para mejorar el marisqueo de berberecho y de almeja en esta ensenada.

Estampa actual de Samertolaméu, que es península desde los años 70. | // G.N.

Antiguamente la ensenada de Meira era un gran arenal que se unía al de A Xunqueira. Separando uno y otro emergía la isla de Samertolaméu, en torno al cual se fue construyendo el barrio de casas de A Ribeira. La isla era un puerto de abrigo natural y en ella se desarrolló una industria de cordelería, a la que se accedía por un camino de piedras por encima del arenal, que se fue ampliando. De toda esa historia hay constancia en el Museo das Carreiras que el Concello abrió en la zona.

Con la construcción de la autopista AP-9 en los años 70 y la falta de lugar en donde verter los escombros de la excavación del puente de Rande, se rellenó parte de la ensenada. Ayudó a crecer el puerto, pero la isla se convirtió en una península y la zona litoral quedó totalmente rellenada y convertida en un lugar para el vertido de residuos. A lo largo de los años, el Concello fue acondicionando esa denominada alameda con una zona de juegos, pista de tenis y parque infantil; y un paseo que hacen que el lugar sea muy concurrido, pero queda pendiente por saldar la deuda de devolver a Meira su isla.

Restos de podas acumulados en la zona de la "alameda" de Meira. Gonzalo Núñez

A esta situación alude Rego en la proposición no de ley que presentó, en junio, en el Congreso para que se acometiera la recuperación, como segunda fase del proyecto de regeneración de la línea de costa que comenzó en 2005 por el arenal de A Xunqueira. Rego insistió en pedir la ordenación de toda la zona aterrada, la construcción de un nuevo acceso en forma de puente que permita el paso de agua, la consolidación del espacio de ocio y esparcimiento y la instalación de un parque de juegos, así como el acondicionamiento de una senda peatonal entre el puerto y el arenal de O Cocho.

Vista de la ensenada de Meira. Gonzalo Núñez

En 1992, colectivos de Moaña empezaron con la reivindicación de recuperar la isla y desde entonces no ha cesado. En 2005, con el apoyo de los diputados del BNG, Olaia Fernández y Francisco Rodríguez, se consiguió del Estado la primera fase de la recuperación del litoral de Moaña, con esa regeneración de la playa de A Xunqueira y el traslado del antiguo campo de fútbol que concluyó en 2008, en un proyecto financiado por Costas. Faltaba esa segunda fase de la isla, que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, siendo ministra la gallega -hoy concejala en Vigo- Elena Espinosa, volvió a incluir en los Presupuestos del Estado en 2009, con una partida específica de 500.000 euros.

Gente paseando y disfrutando de la playa en el entorno de Samertolaméu. Gonzalo Núñez

Pero aquella inversión no salió adelante y desapareció de los presupuestos de 2010, salvo una partida de 50.000 euros, a instancias del PSOE, para redactar el proyecto.

Ahora, en respuesta a la proposición no de ley de Néstor Rego, el Gobierno de Pedro Sánchez, que acaba de presentar sus Presupuestos para 2022, asegura que no dispone de ningún proyecto para la regeneración de la línea de costa con la recuperación del arenal de A Xunqueira mediante la liberación del espacio de dominio público marítimo-terrestre, que ya existe una conexión peatonal entre el puerto de Samertolaméu y el arenal de O Cocho, que para acometer una senda peatonal en la parte oriental de la isla el Concello debe de poner a disposición del Ministerio para la Transición Ecológica los terrenos necesarios y que no tiene prevista la retirada de tierras para permitir el paso del agua y recuperar la esencia de la isla. Es la historia interminable de Samertolaméu en un año en el que Transición Ecológica pierde un 27,5% de presupuesto con respecto a las cuentas de 2021.

Compartir el artículo

stats