Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ya se acabó la prórroga, solo quedan los penaltis

Los caminos al nuevo bipartito de Cangas se encuentran cerrados

Victoria Portas (ACE) e Ingrid Loredana (PSOE).   | // GONZALO NÚÑEZ

Victoria Portas (ACE) e Ingrid Loredana (PSOE). | // GONZALO NÚÑEZ

Desde un lugar de ACE y desde otro del PSOE se habían lanzado la consigna de que ambas formaciones se habían dado un plazo para hablar y decidir si se retomaba el pacto de gobierno roto tras la “crisis de las dunas de Rodeira” que acabó con el cese por parte de la alcaldesa Victoria Portas (ACE) de dos concejales del PSOE, Eugenio González y Pilar Nogueira y que supuso el efecto dominó que causó la dimisión de los otros dos ediles socialistas, Sagrario Martínez y Ingrid Loredana.

El PSOE había nombrado hasta negociador y ambas formaciones se habían dado un plazo: hasta el 15 de septiembre, para ver si había o no posibilidades de restaurar un gobierno bipartito y evitar así la caída libre de un gobierno con tres concejales y otro que se le espera. El hecho de que la edil de Esquerda Unida (formación integrada en ACE), Aurora Prieto, se incorporara a la junta de gobierno, que estuvo sin poder celebrarse tres semanas por falta de quórum, se entendía con un cese de hostilidades. Pero pasó ese primer plazo y no ocurrió nada. A principios de este mes se comunicó que era una cuestión de días, pero debió de ser la segunda parte de la prórroga de este partido al que ya solo le falta los penaltis. El negociador mantiene silencio pero la militancia está agotada ya de no saber nada. Hay más hartazgo entre los ella que entre los concejales socialistas que, por alguna razón, aún piensan que en su deber defender las inversiones del Plan Concellos. No se teme a lo que dirán por su regreso al bipartito. Temén que se les critique por no estar dentro del mismo y hacer que Cangas camine. De lo que no se sabe nada es de la persona encargada de negociar por parte de ACE. Está claro que no lo hace el sector de Esquerda Unida, que se mantiene esperando acontecimientos. La otra parte de ACE ya empieza a no mostrarse tan sólida. Mariano Abalo quedó fuera de reuniones de nivel, de las que se enteró más tarde y esto empieza a pasar factura en las relaciones políticas. Y si se deteriora este binomio Victoria Portas-Mariano Abalo, el objetivo de lograr retomar el bipartito estaría mucho más lejos. Claro que esas malas relaciones que se dicen que hay pueden ser maniobra del enemigo, que aplica la táctica de divide y vencerás.

Pero hay socialistas que aseguran que el bipartito es el único camino, la única salida a este baño de vanidades que aplica con la espátula del miedo.

Dentro de poco se celebrarán asambleas. El PSOE tiene pendiente una por aquello de las elecciones gallegas y Esquerda Unida, otra, a nivel comarcal. Se supone que ahí tendrán oportunidad unos y otros de expresarse y de explicarse, que lo segundo está mucho más difícil que lo primero.

Compartir el artículo

stats