Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El final del verano desboca el paro y ya hay 5.200 morracenses en desempleo y más de 2.500 en ERTE

Con apenas dos puestos menos, la construcción es el sector que mejor comportamiento presentó en septiembre. | GONZALO NÚÑEZ

El buen comportamiento que el mercado laboral estaba manteniendo en O Morrazo a lo largo de la primera mitad del año se vio frenado en seco con la finalización del verano. Si ya en agosto se había cortado una racha de cinco meses consecutivos creando empleo, al destruirse entonces 15 contratos, lo ocurrido en septiembre debe hacer saltar todas las alarmas, sobre todo porque la comarca, al igual que ocurre en el resto de Galicia, se mantiene al margen de la histórica caída de las colas del paro que se registraron en toda España a lo largo del último mes. En total son 5.213 los trabajadores del área anotados en la Oficina de Emprego, 176 más que hace solo un mes. Pese a todo, se trata del segundo mejor septiembre del último lustro, teniendo en cuenta el enorme parón de la economía local cuando concluye la temporada turística. De todas formas, la situación es mucho peor que la de septiembre de 2020, cuando apenas se habían destruido 53 puestos de trabajo.

Eso sí, la tendencia que se había registrado desde marzo permite que el número total de parados esté por debajo del registrado hace ya un año, cuando había 5.766 vecinos en esta situación, 553 más que ahora.

Por municipios, todos ellos se vieron perjudicados en septiembre pero destaca el caso de Bueu, en donde la cola del paro creció en 59 vecinos, totalizando 711 casos. Le sigue Cangas, con 58 parados más y 1.791 cangueses buscando un salario en estos momentos. En ambos casos son villas muy dependientes del turismo y con muchos contratos temporales durante los meses centrales del verano.

En Moaña septiembre deja 39 parados más y un total de 1.345 vecinos sin un contrato de trabajo. Marín, finalmente, sumó 20 parados en el último mes y contabiliza 1.366 personas en esta situación.

Eso sí, como viene ocurriendo desde el estallido de la crisis sanitaria, las cifras total de desempleados se ven maquilladas, al no contabilizarse los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTEs), cuya prórroga por parte del Gobierno central ha sido aprobada nuevamente hace una semana y podrán estar activos hasta el 28 de febrero de 2022. La Xunta ha abierto el plazo para solicitar la prórroga hasta el 15 de octubre.

Los datos, actualizados a julio de 2021, reflejan más de 2.500 morracenses inmersos ahora mismo en un ERTE. Sigue siendo una cifra muy alta, aunque bastante por debajo de los peores momentos de la pandemia, pues en mayo de 2020 llegaron a estar en un expediente temporal hasta 3.752 trabajadores de O Morrazo.

Por porcentaje, a mitad de año la tasa de ERTEs más alta era la de Cangas, con un 4,24% de su población económicamente activa, lo que supone más de un millar de personas. Le seguía Bueu, con un 3,73% de sus trabajadores todavía en ERTE, más de 400. Aunque es posible que esta cifra baje en breve al salir de esta situación agencias de viajes y locales de ocio infantil del municipio. En Marín esta incertidumbre laboral afecta a un 3,10% de su fuerza de trabajo mientras que en Moaña llega al 2,94% de sus trabajadores, más de 500 vecinos.

Por sectores, solo la construcción aguantó el tirón del mes de septiembre. En este sector se destruyó empleo, pero solo hay dos personas menos trabajando que hace un mes. Varios edificios están en obras en estos momentos en O Morrazo, de todas formas la llegada de los temporales de otoño suele influir negativamente en la construcción, con lo que es posible que la caída de esta actividad tarde un poco más en dejarse notar.

Como ocurre cada año al finalizar la temporada de turismo, la contratación en el sector servicios se desploma. Son 112 menos los que están trabajando en este tipo de empresas con respecto a lo que ocurría a comienzos de septiembre.

La industria es la segunda rama de la economía que sale peor parada del final del verano, con 35 desempleados más. Son 655 los morracenses que están buscando un puesto de trabajo en el sector transformador.

En cuanto a la pesca y la agricultura, también se destruyeron empleos, con 22 personas menos trabajando. Hay que recordar que un sector clave para la economía local, como es el mejillonero, sufrió un frenazo en seco de su actividad a lo largo de buena parte del mes de septiembre, por culpa de un episodio de toxina que está retrasando el comienzo de la campaña de exportación de mejillón al sur de Italia.

Como contrapartida, y mientras la toxina parece remitir poco a poco, la Consellería do Mar sacó a concurso nueve nuevas plazas para el marisqueo a pie. Esto permitirá a este colectivo de la cofradía de pescadores de Moaña volver a contar con 60 trabajadoras para faenar en estos caladeros de almeja y berberecho.

Las mujeres vuelven a salir peor paradas tras varios meses en los que firmaron más contratos que los varones

Las mujeres lideran históricamente el paro en O Morrazo, y esa situación no cambió en los últimos años. Sin embargo, desde la crisis abierta por la pandemia de coronavirus las trabajadoras de la comarca habían sufrido una destrucción menor de empleo. Es más, en lo que va de año son más las mujeres que lograron un contrato que los varones e incluso en agosto, con un mercado laboral en números rojos, ellas siguieron en buena tendencia. Pero esto se rompió con el final de verano y el desplome del sector servicios. Así, a lo largo de septiembre el paro femenino creció en 95 trabajadoras y son ya 3.152 las vecinas anotadas en la Oficina de Emprego. Por otro lado, hay 81 hombres más en paro y suman 2.061. Por edades, si en agosto los más perjudicados fueron los jóvenes, ahora la cosa cambia. Perdieron su empleo 21 morracenses menores de 25 años, por 155 mayores de edad que también se quedaron sin actividad laboral. La Consellería de Emprego e Igualdade, por su parte, sigue con la tramitación para construir su nueva oficina de atención a desempleados en Cangas. Con un precio de licitación de 858.000 euros, son siete las empresas que presentaron sus ofertas.

Compartir el artículo

stats