Bueu firmará con Cultura el convenio de la sala de Pescadoira para iniciar ya las obras

El bajo en el que se ubicará la Sala de Interpretación do Bueu Romano, en Pescadoira. |   // SANTOS ÁLVAREZ

El bajo en el que se ubicará la Sala de Interpretación do Bueu Romano, en Pescadoira. | // SANTOS ÁLVAREZ / David García

Las obras para crear la Sala de Interpretación do Bueu Romano en Pescadoira deberán comenzar este mismo año. La Consellería de Cultura ha remitido ya la propuesta de convenio al ayuntamiento, un documento que ahora debe ser informado por los técnicos municipales. El objetivo es que se pueda firmar de inmediato para que los trabajos puedan comenzar este mismo año. El presupuesto se acerca a los 272.500 euros, de los que la Xunta aportará el 80% (unos 225.000 euros) y el consistorio el 20% restante.

El proyecto lo promueve el Concello de Bueu, que buscó la colaboración de la Consellería de Cultura para poder sacar adelante una actuación que lleva cerca de 20 años en punto muerto por falta de financiación. En una reciente visita al municipio el conselleiro, Román Gutiérrez, anunció la disposición de su departamento para firmar ese convenio bianual. “Es un proyecto fundamental para Bueu y para que Bueu se conozca y reconozca a sí mismo”, sostienen el alcalde, Félix Juncal, y el concejal de Cultura, Xosé Leal, que destacan que el compromiso de la Xunta de Galicia llega “después de una etapa de esfuerzo intenso y duro”.

Esta sala arqueológica se acondicionará en un bajo de titularidad municipal en la urbanización que se construyó en los antiguos terrenos de la conservera de Alonso/Palacio de Oriente. El espacio cuenta con unos 300 metros cuadrados de superficie y la propuesta técnica abarca tanto el interior del local como la parte exterior. La fachada se remodelará para habilitar paneles de vidrio que permitan la visión del interior y favorezcan la iluminación natural.

La memoria recoge la creación de una sala expositiva y otra para de medios audiovisuales, pero también se actuará sobre el exterior. A través de una pasarela de madera elevada los visitantes podrán ver los restos arqueológicos de los muros romanos que se conservan en la zona.

El horno romano, cuando se guardaba en la antigua fábrica de Massó en Bueu.

El horno romano, cuando se guardaba en la antigua fábrica de Massó en Bueu. / Fdv

El contenido expositivo de la Sala de Interpretación do Bueu Romano incluirá información histórica y científica mostrada de una forma amena, una muestra de objetos y de las investigaciones realizadas, una explicación de la metodología empleada para la restauración de los restos, detalles sobre el proceso de elaboración de la cerámica y de las ánforas y aspectos vinculados con la conservación, protección y defensa del patrimonio.

La creación de este espacio servirá para que por fin se pueda exponer el horno alfarero romano hallado durante las excavaciones arqueológicas. Se trata de una pieza casi única, datada entre los siglos II y IV después de Cristo, y en estos momentos está en el exterior de la nave municipal en Castiñeiras. Hace casi una década el ayuntamiento encargó una serie de trabajos de consolidación de la pieza, que se encuentra cubierta para protegerla de las condiciones meteorológicas. Los expertos creen que no es el único que había en las zona de Pescadoira. Las investigaciones apuntan que podría existir otro más, aunque de dimensiones más pequeñas.

Desde el Concello vinculan la Sala de Interpretación do Bueu Romano con otras actuaciones, como la segunda fase de la regeneración urbana de Ermelo o la recuperación de la antigua carpintería de ribera de Banda do Río. Junto al Museo Massó y la salazón de Mourisca forman un conjunto que reflejan los hitos fundamentales en la historia de Bueu: la romanización, Ermelo como origen o “cerne” de O Morrazo y la explotación de los recursos del mar.

Suscríbete para seguir leyendo