Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La plantación de marihuana desmantelada acaba con un vecino de Domaio detenido

La investigación arrancó hace un mes. | FDV

La investigación arrancó hace un mes. | FDV

El equipo territorial de la Policía Judicial de la Guardia Civil, con sede en Cangas, en colaboración con la Policía Local de Moaña, desmanteló ayer por la mañana una plantación de marihuana en el barrio de Palmás, en la parroquia moañesa de Domaio.

Dos de los agentes, arrancando las plantas antes de su pesado y traslado al cuartel. | FDV

Dos de los agentes, arrancando las plantas antes de su pesado y traslado al cuartel. | FDV Fran G. Sas

Los agentes se incautaron de un total de 10,2 kilos de plantas para la elaboración de droga. En el operativo, con la participación de tres patrullas municipales y una del instituto armado, resultó detenido un varón de unos 34 años, vecino de Domaio. Fue trasladado al cuartel de la Guardia Civil de Cangas en donde se le tomaron los datos y fue puesto en libertad a la espera de juicio.

Se le imputan delitos de cultivo de sustancia ilegal y de elaboración de estupefacientes. Cuenta con algunos antecedentes por posesión de drogas.

La investigación se remonta a hace un mes, cuando la Policía Judicial investigó la presencia seis plantas de marihuana en la finca de esta casa de Palmás, alguna de las cuales se podía ver desde el exterior.

En el operativo el detenido no opuso resistencia. Eso sí, denegó a los agentes el permiso para acceder al domicilio y practicar un registro, ya que no contaban con la pertinente orden judicial. Las plantas fueron arrancadas, pesadas y trasladadas al cuartel de Cangas en una actuación que comenzó sobre las diez de la mañana y que atrajo la mirada de varios vecinos de la zona.

A lo largo del mes de septiembre los cuerpos policiales de O Morrazo intensificaron su lucha contra la producción y venta de droga en la comarca. Se registraron al menos otras dos detenciones en las últimas semanas.

El primer caso, al poco de empezar septiembre, fue el de un joven de 19 años al que se le encontró algo más de un kilo de hachís repartido entre distintas tabletas y escondidas en una mochila. Fue localizado en un control aleatorio cuando ocupaba el asiento del copiloto de un coche mientras su padre conducía.

El segundo caso, unos días después, acabó con un detenido que conducía por la AP-9 con 485 gramos de cocaína.

Compartir el artículo

stats