Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cangas gastó 16.335 euros en el cierre de las dunas que había explanado el propio Concello

Los postes perimetrales en la zona dañada. | GONZALO NÚÑEZ

El cierre perimetral de dos zonas de dunas en la playa de Rodeira para evitar el acceso de bañistas y permitir que se recuperen poco a poco el ecosistema que había explanado el Concello a comienzos de julio, costó a las arcas municipales la friolera de 16.335 euros, como se refleja en la factura abonada a la empresa “Nossoluciones SL”.

Con este cierre, con postes de madera unidos por cuerdas, se sustituyó el acordonamiento provisional con una cinta tras la paralización de los trabajos. Hay que recordar que el bipartito de Cangas se rompió por aquella decisión de ediles del PSOE de explanar una zona de dunas para un campeonato de balonmano playa, que finalmente se tuvo que trasladar a Moaña. Entonces la alcaldesa, Victoria Portas, cesó a dos concejales socialistas y los otros dos dimitieron, quedándose el gobierno local solo con los cuatro ediles de ACE.

El coste de este cierre levantó ayer duras críticas del principal partido de la oposición, el PP, cuyo portavoz, José Enrique Sotelo, considera “un escándalo y un ejemplo más del despilfarro del actual gobierno local”. Sotelo va más allá y entiende que se trata de un pago “delictivo” por lo que solicita por escrito, firmado por los siete concejales de su grupo político, un informe a Intervención sobre la legalidad de la adquisición e instalación de este cierre. También reclama un informe a la Secretaría municipal sobre el procedimiento seguido para abonar la mencionada factura.

Entienden, desde el principal partido de la oposición, que además la crisis de gobierno abierta por la agresión a las dunas “se cerrará pronto, con un próximo regreso de los concejales del PSOE al gobierno local para volver a repartirse los sueldos”, carga Sotelo. Teme, que a estos 16.335 euros para vetar el acceso a las dunas, haya que sumarle el coste de las propias tareas de explanación “que calculamos en unos 6.000 euros, pero de los que todavía no tenemos las facturas”.

La explanación de las dunas de Rodeira denunciadas al Seprona fueron objeto de duras críticas por parte de los inspectores de la Adeac, a la hora de señalar los incumplimientos en una playa urbana que había comenzado el verano con la distinción de Bandera Azul. Se le suman los vertidos de aguas fecales que ocasionaron dos cierres al baño, en agosto y septiembre respectivamente.

Compartir el artículo

stats