Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Etelvino Vázquez Director y actor

“Cangas es mi segunda patria teatral, aquí quiero representar todas mis obras”

El director y actor Etelvino Vázquez (centro), durante una representación anterior de "Medea". Fdv.

La tragedia griega “Medea” llega hoy al escenario del Auditorio de Cangas [21.00 horas]. Lo hará con una adaptación del texto original de Eurípides y con fragmentos de otros autores como Lorca o Séneca. El director asturiano Etelvino Vázquez regresa a Cangas con su compañía Teatro del Norte para presentar “Medea, la extranjera”. Así ha bautizado a la readaptación del clásico, que trata temas tan actuales como la inmigración. Las entradas para esta noche se pueden adquirir a través de la web ataquilla.com o dos horas antes en el despacho de billetes del propio Auditorio.

–¿Por qué ha decidido inaugurar la gira nacional de “Medea, la extranjera” en Cangas?

–Cangas es como mi segunda patria teatral. Todo lo que hago quiero representarlo siempre aquí, tengo muchos amigos que espero ver en la obra. La función se estrenó en Asturias el 9 de julio y ahora empezamos la gira nacional, con funciones fuera de nuestra comunidad.

–Mantiene un estrecho vínculo con la Mostra de Teatro de Cangas.

–Todavía estuve este año actuando y espero volver el próximo. Tengo una gran relación, sobre todo con los que formaron Teatro de Ningures. Además, mi padre era gallego.

–¿Cómo fue la adaptación del texto de Eurípides?

–La base es la tragedia de Eurípides, un teatro muy primitivo, pero donde ya aparece algo que podemos relacionar con la psicología. Medea es un personaje mucho más complejo que otros del teatro griego. La lectura que hacemos en la obra está relacionada con la extranjería y la violencia de género. Pasamos de puntillas por el final.

Un momento de la representación de la obra "Medea", en una función anterior. A la derecha, Etelvino Vázquez. Fdv.

–También utilizan textos de Federico García Lorca.

–Sí, es un experimento. Empleamos unos fragmentos de “Yerma” y otros de “Bodas de sangre”. Me lleva a pensar que cuando Lorca escribe “Yerma” tiene en su cabeza a “Medea”, hay paralelismos hasta en el nombre. Los textos entran perfectamente en la obra.

Cuando Lorca escribe "Yerma" tiene a "Medea" en la cabeza

decoration

–En 1994 la compañía ya representó “Medea”. ¿Qué ha cambiado con respecto a ese año?

–No tiene nada que ver, ni estéticamente ni su lectura. La obra de 1994 trataba la homofobia, con Jasón como homófobo. En aquel momento era un tema más candente. Hoy el tema fundamental es la extranjería. En la compañía ya hemos representado “Edipo”, “Antígona” o “Electra”. Las obras griegas son el origen del teatro y no te cansas de montarlas, porque puedes cambiar el punto de vista. En “Medea, la extranjera” somos tres personajes: Creonte, Jasón y el coro. La representación hace una lectura del colonialismo y sus consecuencias. También desde el amor, porque Jasón la llenó de promesas que no se cumplen.

Cartel promocional de la obra "Medea, la extranjera". Fdv.

–Es el director de la obra, pero también interpreta. ¿Cómo resulta esta combinación?

–Es complicado, sigo con el oído del director hasta que pasen diez funciones. Algo que me ayuda mucho son los vídeos porque te ves y puedes comprobar el ritmo. Interpreto a Creonte, una mala persona que quiere que su hija se case con Jasón. También encarno al corifeo, que es quién habla con Medea y le va diciendo que tiene que hacer algo.

–¿Cómo fueron los ensayos?

–Empezamos a ensayar las dos primeras semanas de marzo de 2020, pero vino el confinamiento y no nos volvimos a juntar hasta finales de mayo. En aquel momento optamos por no retomar la obra hasta enero de este año. Fue un proceso largo porque soy partidario de probar todo y no desechar ninguna idea. Estuvimos metiendo texto hasta el último minuto.

Etelvino Vázquez en la representación de "IN MEMORIAN: Federico García Lorca" en Cangas en 2020. Santos Álvarez.

“Algo va a cambiar en el teatro, pero para mal”

–Creó la compañía Teatro del Norte en 1985. ¿Qué balance hace de todos los años en activo?

–Son muchos años y aquí tenemos un sistema de subvenciones diferente. Si tenemos derecho al dinero tenemos que hacer una función cada año y resulta agotador. “Medea” merecía una reinterpretación de la obra de 1994. Veníamos de hacer una representación de Valle-Inclán y los actores también agradecen cambiar.

–¿Han atravesado dificultades?

–Quisiera ser, como mínimo, gallego para el teatro. Aquí, en Asturias, hay muy pocas ayudas. Han repartido 80.000 euros. La función de “Medea” no llegó ni a los 5.000. Estamos en unas condiciones muy bajas, que hacen que no podamos competir. Han sido 36 años muy duros. También ha pasado mucha gente, los miembros actuales llevamos juntos desde 2006.

Otro momento de la interpretación de "Medea" por Teatro del Norte Fdv.

–Y con una pandemia de por medio.

–La pandemia tiene una cola que todavía nos está tocando a todos. En el teatro, todos tenemos la impresión de que algo va a cambiar, pero para mal. Se acabó un período y va a empezar otro diferente. Te aferras a que llevas 36 años con la misma rutina, pero en estos momentos no soy muy optimista.

–¿Por qué animaría al público a acudir al teatro y ver “Medea”?

–Acercarse a “Medea” de Eurípides es acercarse a un monumento muy importante de la historia de la humanidad, es como ir a ver el Partenón. No hay que olvidar que el teatro debe tener una función similar a la de un museo. Debe contribuir a que alguna vez en la vida puedas ver clásicos como “Medea” o “Hamlet”. Al igual que puedes ir al Prado y ver a Goya. Animaría a todo el mundo a que fuese, es una tragedia pero está funcionando muy bien. Dura una hora, es rápida y hace reflexionar al espectador sobre la situación de la mujer.

Compartir el artículo

stats