El PP se muestra crítico con la decisión de cerrar durante dos semanas la piscina municipal de A Balea, teniendo en cuenta que la instalación acumula numerosos cierres desde el inicio de la crisis sanitaria, algunos de larga duración. “Destaca el último, entre los 27 de enero y el 17 de febrero. Si bien es cierto que hasta ahora se realizaba el cierre por estas mismas fechas para realizar trabajos de mantenimiento de la piscina no se comprende que en este año anómalo”.

El PP también indica que lleva años anunciado el fracaso del modelo de gestión de la mencionada infraestructura deportiva, con una empesa concesionaria que trabaja en precario con un contrato que ya finalizó hace años. También ironiza sobre la comisión creada para la nueva concesión