Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Moaña se moviliza por un gato perdido de Bilbao

A la familia se le escapó estando de vacaciones y volvió de nuevo para buscarlo

El dueño de "Horus" en una imagen del archivo familiar.

El dueño de "Horus" en una imagen del archivo familiar.

La búsqueda del gato “Horus”, de dos años y de raza común, ha movilizado al municipio de Moaña con el deseo de que la familia propietaria, natural de Bilbao y que a primeros de septiembre pasaba unos días de vacaciones en autocaravana en la localidad cuando el felino escapó, pueda encontrarlo y ponerle un final feliz a tan angustiosa búsqueda. Leire Barrachina con su marido y sus dos hijos pequeños, volvieron incluso desde Bilbao el pasado fin de semana, realizando más de seis horas de ruta por carretera, para ver si podían hallar al gato, respondiendo a sus llamadas y al olor de su arena que depositaron en el lugar en donde habían estacionado la autocaravana, en el aparcamiento junto a la playa de A Xunqueira.

Fotografía del gato perdido que aparece en los carteles en Moaña. Fdv

Era la primera vez que esta familia llegaba a Moaña a pasar unos días de vacaciones. Leire Barrachina asegura que “Horus” no solía salir de casa, viven en un piso en Bilbao y solo acudían a un pueblecito en Palencia, en donde tienen una casa con jardín a la que le llevaban “y solíamos sacarlo a ratitos”. Se les ocurrió que sería buena idea llevar al gato en la autocaravana con ellos para no dejarlo unos días solo en casa “ya que lo pasa mal y siempre la lía, rompiendo, arañando o haciendo pis fuera de la arena”. Para más seguridad le compraron un arnés y usaron la correa del perro de la madre de Leire y, así, pusieron rumbo a Moaña. Los padres de Leire y el nieto de 8 años dormían en la autocaravana, mientras que ella, con su marido y su hija pequeña de un año, lo hacían en una pensión.

“Estábamos contentos y “Horus” se había adaptado genial, pero quería salir y en un despiste de la puerta abierta, salió con la mala suerte que su arnés se soltó y le dejó suelto. Corrió asustado no sabemos hacia dónde”.

Ahí comenzó la pesadilla de la familia que incluso alargó un día su estancia de fin de semana en Moaña para ver si encontraban a “Horus” con “nuestra voz, y olor, su arena y pienso...”. Asegura, que desde el primer momento se encontraron con un gran apoyo de la gente en Meira y en Moaña, a través de protectoras, veterinarios, personas voluntarias... para encontrar a “Horus”. Tuvieron que regresar a Bilbao porque empezaba el colegio, pero al siguiente fin de semana decidieron volver por si nuevamente con sus voces y con su arena, el gato volvía a ellos. Pegaron más de 100 carteles por Moaña con su foto. Han pasado 13 días y nada se ha sabido de “Horus” como “si la tierra se lo hubiera tragado”. Aseguran que cada vez reciben más ayuda de la gente en Moaña y muchos les han llamado pensando que habían encontrado a su gato, pero al ser de una raza tan común se confunde mucho. “Horus” tiene una marca especial en su lomo, como un dragón chino con la forma de otro gato encima.

Leire Barrachina no sabe cómo agradecer todas las muestras de apoyo que reciben en Moaña en donde les ha llamado la atención del monumento al perro abandonado de “puro amor a los animales”.

Compartir el artículo

stats