Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los quintos siguen replegados

Los compañeros que realizaron la “mili” en el 70 posponen la reunión a 2022

Directiva de la quinta del 70 reunida el sábado en Cangas.   | // G.N.

Directiva de la quinta del 70 reunida el sábado en Cangas. | // G.N.

Querían volver a reunirse como en los anteriores años a la pandemia del COVID-19 y lo intentaron, pero un llamamiento a la prudencia, como la llamada a filas, hizo que los quintos del 70 desistieran de retomar este año los actos conmemorativos de aquella “mili” y los pospusieran para 2022. El sábado, miembros de la directiva de la quinta del 70 se reunieron en Cangas para valorar si realizaban o no esta fiesta que siempre consistía en una misa en recuerdo a los compañeros desaparecidos y una comida de confraternidad por todo lo alto, con las mujeres y baile posterior para bajar esos kilos de más de los menús pantagruélicos.

Una imagen antigua de quintos de O Morrazo | // FDV

José Graña, presidente de los Quintos del 70, asegura que acordaron no realizar la reunión este año por los riesgos que implica debido al COVID, que aunque todos están vacunados, todavía hay miedo en el cuerpo, y que lo mejor es esperar a noviembre de 2022.

La última vez que se reunieron fue en 2019, con los compañeros de Noalla, que también se unieron a los festejos con los “amigos” que hicieron para siempre en aquel Servicio Militar Obligatorio que les llevó a pasar por la Escuela Naval Militar de Marín.

Graña asegura que la anterior directiva había intentado, cuando cumplieron los 50, una reunión. Y se habían anotado muchos, pero dice que por distintas causas de trabajo en el mar de muchos o familiares, el encuentro no se pudo realizar. En 2017, cuando otros muchos quintos de los años 56, 57, 58, 60, 64 o 62, por poner ejemplos, ya realizaban sus propias reuniones, en una tradición casi única y muy extendida en O Morrazo, retomaron la iniciativa con la nueva directiva hasta que la pandemia volvió a impedirlo. Todos los otoños, los restaurantes se reservaban para estos fetejos y también las iglesias.

Compartir el artículo

stats