Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Menduíña y Areacova siguen cerradas a la espera de los análisis de sus aguas

La crisis política por la sucesión de vertidos se mantiene y el PP reclama la dimisión en bloque del gobierno local | Habla de “ataque ambiental y a la salud”

Recogida de excrementos, el sábado, en Menduíña.   | G.N.

Recogida de excrementos, el sábado, en Menduíña. | G.N.

Las playas de Menduíña y Rodeira, en Cangas, siguieron ayer cerradas tras los vertidos de fecales registrados en los últimos días. Presumiblemente la situación se mantendrá hoy a la espera de análisis que permitan volver a reabrir el baño.

La tormenta política desatada por los continuos problemas del saneamiento sigue viva y ayer el PP volvió a la carga exigiendo la dimisión en bloque de todo el gobierno municipal, asegurando que lo ocurrido este verano en Rodeira, Vilariño, Santa Marta, Donón y Menduíña “está siendo un claro ataque ambiental y a la salud pública” y lo contrapone con el destrozo de la duna de Rodeira “por el que la alcaldesa, Victoria Portas, cesó a dos concejales” del PSOE.

El edil Pío Millán, lamenta que se les acuse a ellos de estos problemas “porque hace más de seis años que el PP no está en el gobierno y el contrato que firmamos con la empresa concesionaria le obligaba a invertir 3,5 millones de euros en la mejora del saneamiento, con actuaciones como la puesta a punto de los bombeos que ahora están causando estos vertidos”.

Alega, Millán, que su grupo presentó varias mociones desde 2016 exigiendo que se actuase de urgencia en los bombeos “pero el gobierno local, abanderado en este tema por Mariano Abalo, votó en contra”. Insiste en los tres expedientes de resolución de contrato abiertos y dejados caducar por el gobierno local “porque le interesa mantener los conflictos y no resolverlos”. Asegura que la postura del gobierno local está siendo “muy beneficiosa económicamente para la concesionaria”.

Compartir el artículo

stats