Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Moaña presenta “A cachachó”

Inauguración de la escultura “A cachachó”, en los Xardíns do Concello, con el diseñador José Manuel Pena y Yosi Fervenza, que realizó la talla.

Inauguración de la escultura “A cachachó”, en los Xardíns do Concello, con el diseñador José Manuel Pena y Yosi Fervenza, que realizó la talla. Gonzalo Núñez.

Moaña inauguró ayer oficialmente la nueva estatua que lucen los Xardíns do Concello. El nombre de la obra, “A cachachó”, alude al término empleado por los moañeses para describir la postura de la escultura. En el acto participaron diferentes miembros del gobierno local moañés junto a José Manuel Pena, autor del diseño, y Yosi Fervenza, artista que talló el cedro. El broche de la inauguración se puso cuando los asistentes descubrieron una placa conmemorativa a los pies de la escultura.

Integrada en el final del tronco, la placa recuerda el significado de la obra, “alegoría dun pobo que guía a súa prole na procura da estrela e a felicidade nas súas vidas”. Más abajo, se pueden leer los versos que Curros Enríquez dedicó a Rosalía por su fallecimiento y que sirvieron de inspiración al diseñador de la escultura. “Do mar pola orela/ mireina pasar,/na frente unha estrela/no bico un cantar”. Estos mismos versos fueron recitados por Luis Emilio Batallán, cuya música acompañó el acto y que interpretó el poema “A Rosalía”.

Placa inaugurada ayer en la estatua. Cedida.

“A cachachó”, que se puede contemplar desde hace quince días, fue donada por Yosi Fervenza a todos los vecinos de Moaña, en colaboración con el Concello. La figura representa a un gigante llevando en sus hombros a una niña que sujeta una estrella en su mano derecha, iluminándose durante las noches.

Tras una pequeña presentación a cargo del edil de Cultura, Carlos Juncal, tomaron la palabra José Manuel Pena y Yosi Fervenza, que recordaron los trabajos de diseño y ejecución de la estatua, respectivamente.

Un momento de la inauguración oficial de la estatua. Gonzalo Núñez.

Pena recordó que llegó al poema de Curros gracias a que da nombre a la calle que rodea los jardines. Tras descartar algunos bocetos, decidió dibujar a un padre y a su hija, “como homenaje a la educación, a los niños, que son nuestro presente y futuro”, explica. La estrella, por su parte, representa la felicidad. El Concello les obsequió, como gesto de agradecimiento, con una réplica del edificio consistorial en miniatura.

Los trabajos de Yosi Fervenza comenzaron a finales de junio y se extendieron durante casi dos meses, teniendo en cuenta los parones provocados por la lluvia. El resultado final fue una estatua de 5,10 metros de altura y que llama la atención por su tamaño y los colores que tintan la madera.

Compartir el artículo

stats