El personal de Covsa que está ejecutando la obra de la Consellería de Infraestruturas para mejorar la seguridad de la carretera general PO-551 a su paso por la parroquia moañesa de Domaio y, a su vez, eliminar el tramo de concentración de accidentes (TCA) ha comenzado esta mañana la estructura más compleja de toda la actuación: la nueva rotonda en el cruce de acceso al puerto, que permitirá calmar el tráfico, propiciar los cambios de sentido en seguridad y ampliar el margen de giro de los camiones de carga de mejillón, que cada cierto tiempo chocaban con la fachada de una vivienda cercana ante el escaso ancho que tenía la intersección. La Xunta ha dejado para septiembre el inicio de esta glorieta para minimizar el impacto de las obras en el tráfico durante los meses centrales del verano, con una densidad de coches mucho más alta en O Morrazo.

El grueso de la actuación había comenzado antes del verano y consiste en una inversión de más de 490.000 euros. Se actúa entre la travesía de Meira (PK 27+760) y el cruce con la carretera provincial EP-1103, a la salida del casco urbano de Domaio (PK 32+670). Los trabajos ya comenzados consisten en la mejora de intersecciones como la del área recreativa de A Cerradiña. También se pintarán dos nuevos pasos de peatones, que conectarán con la futura senda peatonal y ciclable por el lado del litoral. Los pasos de peatones que ya existen se mejorarán con señalización inteligente, señales verticales luminosas y detectores con presencia de peatones.