Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La variante colombiana podría estar detrás del contagio de la tripulación del “Manuel Laura”

Clientes, ayer, en una terraza de Bueu. | SANTOS ÁLVAREZ

La tripulación del pesquero “Manuel Laura” que regresó de Irlanda el pasado 3 de agosto con nueve de los 12 marineros contagiados de COVID-19, podría haberse debido a la variante denominada colombiana, cuyo código de identificación es P1-621. Es algo que está por confirmar por parte de las autoridades sanitarias del Sergas.

Test de antígenos en el cribado de ayer en la piscina. |  S.A.

Test de antígenos en el cribado de ayer en la piscina. | S.A.

La presencia de esta variante en España es mínima, de ahí que causaría extrañeza, aunque se sabe que tiene menor respuesta a la vacuna y una alta capacidad de transmisibilidad. Hay que recordar que toda la tripulación del barco, buena parte de ella de O Morrazo, estaba vacunada y pese a ello se contagió.

Los marineros siguen confinados, evolucionando bien a la espera del alta por parte de Sanidade. La gran mayoría está en sus domicilios salvo dos en hoteles debido a que en sus viviendas, compartidas, era difícil guardar la cuarentena.

La intención de la tripulación y de la casa armadora era que los marineros pudieran volver esta semana al barco para retornar al caladero del Gran Sol.

Por lo demás, los casos de contagios en la comarca siguen a la baja y los hosteleros de Bueu, el único municipio de O Morrazo que se mantiene en nivel alto de alerta, esperan que el comité clínico que asesora a la Xunta y que se reúne hoy acuerde bajar a nivel medio a esta villa y relaje sus restricciones de aforo. Y es que Bueu contabilizaba ayer 59 casos activos según el mapa del Sergas y 60 según la EOXI, lo que supone una caída de 30 contagios en apenas dos semanas. La incidencia acumulada bajó hasta los 491 positivos por cada 100.000 habitantes. Ayer se realizó el segundo cribado en la piscina de Bueu.

Los hosteleros de Bueu se sienten claramente perjudicados por la decisión de la Xunta de reducirles los aforos en el interior al 30% tras el fallo del TSXG que rechazó la exigencia del certificado COVID a los clientes. “Parece que la decisión se adoptó por venganza y nosotros no tenemos culpa de nada pero tenemos que cumplir”. Alertan de que si el regreso al 50% de aforos se prolonga una semana más “perderemos lo que queda de temporada de verano, y las medidas ya nos están afectando mucho en la campaña en la que podemos aprovechar el turismo”.

El alcalde, Félix Juncal, desconocía ayer la decisión de hoy del comité clínico pero se mostraba optimista “por el descenso constante y paulatino en las últimas dos semanas. Lo importante es que se mantenga la mejoría, que haya pasado lo peor de esta ola y que la gente siga cumpliendo con las medidas sanitarias, más difíciles ahora con la llegada de tantos visitantes”.

En lo que respecta a Moaña, los contagios también bajan y ayer el mapa del Sergas reflejaba 53 positivos activos, de los que 27 se contagiaron en la última semana, con un descenso de cuatro casos en este apartado. En Cangas el descenso es todavía más rápido, pasando en un día de 90 casos activos a 79. De ellos, 37 contrajeron el coronavirus a lo largo de la última semana.

Compartir el artículo

stats