Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ocho tripulantes del “Manuel Laura”reciben permiso para aislarse en casa y dos en un hotel

Uno de los tripulantes del “Manuel Laura” desembarca ayer por la tarde para confinarse fuera del pesquero.

Uno de los tripulantes del “Manuel Laura” desembarca ayer por la tarde para confinarse fuera del pesquero. FdV

La tripulación del “Manuel Laura” podrá realizar la cuarentena por COVID-19 en sus viviendas. La Xefatura Provincial de Sanidade trasladó ayer a la empresa armadora, Herederos de González Parada, que “no existe inconveniente” para esta solución, salvo para uno de los marineros que “no puede garantizar las condiciones de aislamiento en su casa”. A última hora de la tarde de ayer comenzó el desembarco, coordinado por el patrón del barco y que se efectuó por grupos. De esta manera, ocho estarán en sus domicilios, dos en un hotel y los otros dos siguen hospitalizados.

Técnicos sanitarios hablan con la tripulación del buque durante el operativo en O Berbés. | // PABLO HERNÁNDEZ

Todos los tripulantes fueron sometidos a pruebas PCR a su llegada al puerto de Vigo el martes por la tarde. Los resultados definitivos constatan que nueve de los doce hombres a bordo han dado positivo y otros tres negativo. No obstante, estos últimos volverán a realizarse nuevos test en breve porque se teme que puedan ser “falsos negativos”.

Los tres hombres que en la tarde del martes fueron evacuados en ambulancia debido a que presentaban un estado de salud más preocupante fueron ingresados en el hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo. Los tres eran oficiales y uno de ellos fue diagnosticado incluso con un principio de neumonía, según confirmaban ayer desde la tripulación del pesquero. “Ya recibió el alta hospitalaria y le permiten pasar la cuarentena en su vivienda, en Ribeira. Hoy a mediodía [por ayer] vino al muelle a recoger sus pertenencias, pero sin entrar al barco”, explicaban las fuentes consultadas. Sus compañeros las desinfectaron a bordo y se encargaron de depositarlas en el muelle para que el hombre no tuviese que subir.

Los dos tripulantes que de momento permanecen ingresados son el contramaestre y uno de los oficiales de máquinas, que se cree que fue la primera persona que la semana pasada empezó a mostrar signos compatibles con COVID.

Otro de los tripulantes desembarca del "Manuel Laura" ayer por la tarde.

A lo largo de la jornada de ayer hubo varias conversaciones telefónicas con responsables de la Consellería de Sanidade para evaluar cómo actuar y atender de la mejor manera a las nueve personas que seguían a bordo. La mejor alternativa era la posibilidad de aislarse o pasar en solitario la cuarentena en sus respectivos domicilios. Cinco confirmaron que podían acogerse a esta opción. “Las familias disponen de una segunda vivienda o pueden alojarse con otros familiares para que ellos puedan estar solos en una casa para pasar la cuarentena”, explican las fuentes consultadas a bordo del “Manuel Laura”.

Otros tres viven en pisos compartidos. Dos de ellos tenían la posibilidad de contar con una habitación y un baño propio, por lo que podrían acogerse también a esta posibilidad de confinamiento domiciliario.

Dos alojados en un hotel

El tercero no tenía garantizadas las condiciones necesarias de aislamiento en su domicilio habitual, razón por la que la empresa armadora le buscó alojamiento en un hotel de Vigo. También es la solución elegida para otro de los tripulantes del “Manuel Laura”, un vecino de Ribeira que no disponía de medios para trasladarse hasta su residencia en el municipio coruñés.

Durante el día de ayer, a la espera de de Sanidade autorizase el confinamiento domiciliario, a bordo del buque permanecían un total de nueve personas. “De los seis que dieron positivo hay dos que están asintomáticos”, explicaban. Los tres que dieron negativo permanecieron confinados en un camarote, sin mantener ningún contacto con el resto de sus compañeros.

La tripulación del “Manuel Laura” estaba en su mayoría vacunada y está está compuesta por vecinos de Cangas, Marín, Nigrán, Pontevedra y Ribeira. Entre ellos hay marineros de origen extranjero, pero casi todos ellos tienen igualmente la nacionalidad española. De los doce hombres a bordo solo uno de ellos no había recibido la vacuna de Jansen.

El “paciente cero” era una de las personas previamente inmunizadas. “Aún no saben cuál es la cepa que nos contagió, pero parece que es muy infecciosa porque a los pocos segundos de realizarnos el test de antígenos ya saltaba el resultado positivo”, explicaban ayer poco antes de poder dirigirse a sus respectivos domicilios.

El "Manuel Laura" a su llegada al puerto de Vigo en la tarde del martes. Pablo Hernández

Nuevo aumento en Cangas y Bueu inicia un descenso

Los contagios por COVID-19 continúan subiendo en Cangas, mientras que en Moaña parecen estabilizados y Bueu inicia una senda descendente. El mapa del Sergas contabilizaba ayer un total de 119 casos en el ayuntamiento de Cangas, de los cuales la mitad se diagnosticaron durante los últimos siete días. De esta manera, la incidencia acumulada roza ya los 450 casos por cada 100.000 habitantes. En Moaña no hay cambios con respecto a la jornada previa, con un total de 109 personas diagnosticadas con el COVID-19. El mapa del Sergas indica que casi 40 se contagiaron durante la última semana y la incidencia acumulada está por encima de 562 casos por cada 100.000 habitantes. Bueu es el único municipio donde se registra una bajada en los contagios. El mapa del Sergas pasa de 74 a 68 casos, una tendencia que también se observa en los datos facilitados por la Estrutura Organizativa de Xestión Integrada (EOXI) Pontevedra-O Salnés. De los 82 casos del martes se pasa a 78. Aún así, la incidencia acumulada sigue por encima de 565 casos por cada 100.000 habitantes.

Compartir el artículo

stats