Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Moaña abre con el Camiño Real el tramo para peatones más largo de toda Galicia

Carmela Silva, segunda por la izquierda, al inicio del Camiño Real en la zona de O Con.

Carmela Silva, segunda por la izquierda, al inicio del Camiño Real en la zona de O Con. Gustavo Santos.

La renovación del Camiño Real, que une Moaña y Cangas, lo ha llevado a convertirse en el espacio peatonal y ciclista más largo de Galicia y un modelo para otros territorios. Su recorrido, de 5,3 kilómetros, está pintado de azul para recordar a los vehículos que los viandantes tienen prioridad. “Los peatones están autorizados a caminar por el centro de la calle, a pararse a conversar y mismo a jugar. Los conductores no pueden pitar para abrirse paso”. Ese mensaje, plasmado en un cartel al inicio del camino en O Con, define el espíritu del proyecto.

La obra, que finalizó en junio tras varios parones, fue financiada con 575.000 euros de la Diputación de Pontevedra dentro del Plan DepoRemse. La presidenta de la Diputación, Carmela Silva, recorrió ayer un tramo del nuevo vial, junto a la alcaldesa de Moaña, Leticia Santos. En el trayecto estuvieron acompañadas por miembros de la Asociación de Veciños de Tirán, que ponen fin así a una demanda histórica. La humanización del Camiño Real comenzó con una iniciativa del estudio Rurban, presentada a los residentes de la zona, que vieron la oportunidad de mejorar su calidad de vida. Visiblemente emocionado, el vecino Paco Ferreira agradeció, en nombre de la asociación, el trabajo de los arquitectos Martín Barreiro y María Masaguer.

Un momento del acto de inauguración en una de las plazas del Camiño Real a su paso por Moaña. Gustavo Santos.

Esa misma emoción se contagió a la presidenta de la Diputación, Carmela Silva. “Es mucho más que una obra, es una forma de entender el nuevo mundo que tenemos que construir”, explicó. Silva señaló que la renovación beneficia a niños, mujeres, mayores y personas con problemas de movilidad. También asegura que el Camiño Real será uno de los lugares más visitados de la provincia, sirviendo de modelo para otros territorios. “Es un ejemplo que abre nuevas formas de entender el espacio público”, sentenció la presidenta provincial.

Por su parte, la alcaldesa Leticia Santos destacó la obra del Camiño Real como uno de los mayores logros durante sus seis años de mandato. “Estamos convencidos de que es un modelo que los vecinos de Moaña demandarán en otros puntos”, explicó. El siguiente objetivo marcado por la regidora es la concienciación vecinal para disfrutar del nuevo espacio público.

Precisamente, durante la ruta, unos residentes criticaron la falta de estacionamiento. La alcaldesa sostuvo que hay un aparcamiento al inicio del camino, en la zona de O Con, que se abrirá dentro de poco. “El espacio público es para las personas”, concluyó Santos.

Carmela Silva y Leticia Santos en el mobiliario urbano. Gustavo Santos.

El paso del Camiño Real por Moaña está reforzado con barandillas de seguridad y bandas con resaltes para facilitar el paso de invidentes. La vía cuenta ahora con pequeñas plazas que ponen en valor la naturaleza y mobiliario urbano diseñado a medida por los redactores del proyecto. La humanización también ha suavizado las pendientes de la zona, que cuenta con una señal electrónica para marcar la velocidad de los vehículos, que no pueden rebasar los 20 kilómetros por hora.

Durante el acto, las diferentes administraciones alabaron la colaboración entre los Concellos de Moaña y Cangas, que los ha llevado a obtener la mejor puntuación en el Plan DepoRemse. Carmela Silva felicitó a los gobiernos locales por su cooperación para elaborar el único proyecto supramunicipal presentado a la convocatoria. Tras la inauguración del tramo de Moaña, se prevé una próxima cita para estrenar el Camiño Real a su paso por Cangas.

El Plan Ágora otorga ayudas a Moaña y Bueu

El Plan Ágora, de la Diputación de Pontevedra acaba de conceder dos ayudas de 50.000 euros a los Concellos de Bueu y Moaña para la redacción de proyectos que pretenden recuperar el espacio público para las personas.

En el caso de Bueu, el proyecto de humanización tiene como objetivo reordenar el centro de Beluso, con una previsión de que la zona peatonal supere los 5.400 metros cuadrados. Además, el tráfico sería desviado a través de un nuevo vial. En Moaña, la ayuda ha sido concedida para la redacción de las obras de mejora en el entorno de la Casa do Concello. La actuación consistiría en humanizar la calle Curros Enríquez, concediéndole preferencia peatonal. Tras la elaboración de los proyectos, Moaña y Bueu podrían obtener ayudas del Plan Ágora, de un máximo de 100.000 euros, para la ejecución de las obras.

Compartir el artículo

stats