Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad confirma 7 positivos en el “Manuel Laura” y 9 marinos quedan confinados en el barco en Vigo

Los equipos sanitarios, protegidos con EPIS, suben al barco "manuel Laura" en el puerto de Vigo.. | // P.H.

Tras dos días de travesía desde el Gran Sol, en Irlanda, el pesquero “Manuel Laura”, de la casa armadora viguesa Herederos de González Parada y con buena parte de tripulación de O Morrazo, amarró pasadas las cuatro de la tarde de ayer en el puerto de Vigo para que su tripulación recibiera asistencia médica, tras confirmarse un positivo de COVID-19 el sábado pasado e ir en aumento los marineros con síntomas compatibles de coronavirus, hasta el punto que cuando llegaron al puerto vigués entre nueve y diez de los doce tripulantes los presentaban, con fiebre y cansancio. Todos ellos estaban vacunados previamente.

Los sanitarios bajan a un tripulante para su evacuación. | // P.H.

Uno de los marinos incluso llegó a Vigo con algo más de 39 de fiebre. Sanidad fue confirmando a lo largo de la tarde hasta 7 positivos, pendientes de los resultados de PCR a cuatro más. De estos, tres fueron evacuados a un hospital y el resto permanecen confinados en el barco, a la espera de la decisión que adopte hoy Coordinación Epidemiológica, debido a la falta de espacio en el pesquero, de 36 metros de eslora y con 8 camarotes.

Familiares de la tripulación aguardan en el muelle. | // PABLO HERNÁNDEZ

La sorpresa de la tripulación, que vivió una amarga experiencia de desatención a finales de la semana pasada por parte de las autoridades irlandesas llevadas por el pánico al coronavirus, hasta el punto de sentirse como “leprosos” y optar por el regreso a España, es que cuando llegaron al muelle en Vigo solo estaba la Guardia Civil y la Policía Portuaria, pero ninguna autoridad sanitaria. Casi dos horas después de la llegada, se encontraban a la espera de una ambulancia para el traslado de los enfermos con la armadora realizando múltiples gestiones para solventar la situación.

Los marineros no podían dar crédito a que después de tanta tensión en el mar no estuviera el dispositivo de Sanidade ya preparado nada más llegar a puerto, algo que les daría también tranquilidad a la angustia de navegar con personas enfermas cuyo estado podía empeorar en cualquier momento. Las noticias que llegaban a bordo en Vigo es que estuvieran confinados en el barco. En el mando del “Manuel Laura”, con un oficial ya de baja por contagio, se preguntaban cómo podrían mantener un confinamiento en condiciones para evitar la propagación del virus, con 12 tripulantes en ocho camarotes. El mismo capitán, el cangués de O Hío, Francisco Piñeiro, coordinó a bordo y pese a sus síntomas, llevando el mando del barco durante toda la travesía rumbo a España, todo el dispositivo de pruebas con Sanidad. Piñeiro reconocía que la mejor decisión que habían adoptado había sido dejar Irlanda y regresar a casa.

La Consellería de Mar aseguraba tras la llegada del barco que la competencia en este tipo de situaciones era de Sanidad y no hubo ninguna noticia de la Autoridad Portuaria de Vigo. La primera confirmación de la consellería que dirige Julio García Comesaña, enfrascado ayer en una nueva reunión del comité clínico por el COVID-19, llegaba sobre las 19:30 horas para comunicar que un equipo del área sanitaria se trasladaría al barco para realizar PCR a la tripulación. Pero a esa hora una ambulancia ya había evacuado al primer tripulante que había dado positivo en Castletownbere, en Irlanda. Al poco tiempo, y según confirman en el barco, llegaba otra ambulancia para evacuar a otro tripulante mientras lo hacía una médica que entró al barco para examinar a los tripulantes. Después llegaron otras dos ambulancias y así fueron evacuados un total de cuatro marineros. Los restantes tripulantes aguardaban en la cubierta, al aire libre., casi todos ellos con síntomas. Solo tres -el jefe de máquinas de Marín , un marroquí y un senegalés- se encontraban bien con las pulsaciones bien y también el nivel de oxígeno en sangre.

Mar espera que el Gobierno Central actúe

“Si en Irlanda nos hubieran dado atención sanitaria en un hospital esto no hubiera pasado”, aseguraba uno de los tripulantes. Las familias de muchos de ellos aguardaban inquietas en el muelle, después de todos estos días, desde el jueves pasado, con la angustia de que se vieran todos contagiados. Solo las conexiones vía internet rebajan esa tensión.

Al cierre de esta edición, habían sido evacuados tres tripulantes en ambulancia a los hospital Cunqueiro y Povisa.

La Consellería de Mar lamenta la situación vivida por la tripulación de este pesquero en Irlanda y espera que el Gobierno Central realice las gestiones necesarias ante las autoridades irlandesas para evitar que se repitan casos de este tipo. Así mismo, desea una pronta recuperación de los miembros de la tripulación que están con síntomas de COVID.

Los contagios siguen al alza en Cangas

Cangas todavía no ha alcanzado el pico de contagios de COVID-19, a tenor de los datos que ofrece el mapa de coronavirus del Sergas, con una nueva subida de 7 casos: 114 frente a los 107 del día anterior. Claro que los datos del mapa son más bajos que los que la EOXI del área sanitaria de Vigo pasó a la Alcaldía, con 134 casos a día 2 de agosto. Los nuevos casos en 7 días bajaron de 63 a 59 de un día para otro, según el mapa. En el Concello estaban pendientes de la reunión del comité clínico de ayer que decidió que Cangas siguiera en el nivel medio, y Moaña y Bueu, en el alto.

Moaña, que en los últimos cinco días registró bajas, apareció ayer en el mapa con un caso más: de 108 a 109. La EOXI registraba el día 2, según los datos que le pasó ayer a la Alcaldía, 118 positivos, uno menos que el día anterior. A 7 días, los contagios bajaron de 53 a 41. En el caso de Bueu también aumentaron los contagios en uno, según el mapa, de 73 a 74 (82 según la EOXI el día 2), si bien a 7 días bajó de 40 a 37.

Compartir el artículo

stats