Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Morrazo

El “Manuel Laura” navega hacia Vigo con un caso de COVID confirmado y otro sospechoso

Tripulantes del “Manuel Laura” recogen los test de antígenos del mar que le dejó otro pesquero. |   // FDV

Tripulantes del “Manuel Laura” recogen los test de antígenos del mar que le dejó otro pesquero. | // FDV

El pesquero “Manuel Laura”, con un caso positivo de COVID y un sospechoso entre sus 12 tripulantes, buena parte de ellos de O Morrazo, ya ha puesto rumbo de regreso al puerto de Vigo, y se espera su llegada en dos días. La armadora, con sede en Vigo, y en coordinación con el Centro Radio Médico de Madrid, que da asistencia sanitaria telefónica las 24 horas del día a las flotas en altamar, optaron por el regreso del barco a España, después de la mala experiencia que ha vivido la tripulación cuando el viernes pasado arribó a la localidad de Castletownbere, en Irlanda, en donde suelen descargar, para que uno de los tripulantes recibiera asistencia médica. El marinero, del que ayer las autoridades irlandesas confirmaron que es COVID y que se encuentra estable a bordo del pesquero con otro compañero sospechoso de tener el coronavirus, había empezado con síntomas del virus, con dolor de cabeza y fiebre. A través de la consignataria en tierra y según las fuentes consultadas, se gestionó la asistencia médica al enfermo, no sin muchas dificultades. Al final fue atendido por un médico de la localidad, que tiene unos 900 habitantes, que trasladó la sospecha de COVID, pero no le efectuó ninguna prueba. La tripulación en el barco pedía que el compañero, que se encontraba mal, ya fuera por COVID o no, recibiera la debida asistencia sanitaria en un hospital, pero no lo lograron, en una situación “inaudita” como si fueran “leprosos”.

Los taxistas rechazaron llevar al paciente al hospital

La consignataria les notificó que las autoridades locales alegaban que no había ambulancia para su traslado al hospital, a unos 50 kilómetros, y que los taxistas rechazaban el servicio por miedo al COVID. También intentó la alternativa de aislar al marinero en una pensión o en un hotel, pero les trasladaron que los establecimientos se negaron por estar en temporada turística y gestionó un test de antígenos en una factoría pesquera española en la localidad. La prueba se la realizaron al marinero en el muelle, aunque en un primer momento dio negativa. Era importante que se le realizara una PCR. La tripulación no podía dar crédito a la desatención por parte de las autoridades locales, y la falta de un protocolo.

El pesquero amarrado el sábado en el muelle de Castletownbere.

Finalmente, el sábado por la mañana, y después de mucho insistir, las autoridades locales comunicaron que durante el día llegaría una ambulancia al muelle para realizar una PCR al marinero. A las dos de la tarde llegó un coche con un sanitario y se le realizó la prueba, pero dijeron que el resultado tardaría entre 24 y 72 horas. Ayer llamaron al barco, ya en altamar, para confirmar que era COVID En vista de ello, la empresa decidió levar anclas y dirigirse hacia el sur del caladero del Gran Sol, para que el barco estuviera más próximo a España, y en coordinación con el Centro Radio Médico, por si empeoraba la salud del marinero y habría que proceder a una evacuación. Ayer, el marinero, y otro tripulante, también con síntomas de fiebre, se encontraban estables, sometidos a controles cada tres horas por parte del Centro Radio Médico de Madrid, con la toma del nivel de oxígeno en sangre y de la temperatura, que había bajado en ambos casos a 36,5º.

Recogida de test de antígenos de otro barco en el mar

Ya en altamar, el pesquero consiguió el apoyo de otro barco del Gran Sol, con base en Marín, que les facilitó un paquete de 18 test rápidos de antígenos. El trasvase de los test se realizó en una bolsa que dejaron flotado con dos bolos en el mar, para hacerlo más seguro para todos. La tripulación del “Manuel Laura” lo recogió con un gancho.

La flota que trabaja en Gran Sol está a expensas de que le ocurra lo mismo que le pasó a la de este pesquero, que se encontró desatendida, sin que le aplicaran un protocolo COVID en Irlanda.

Subida de contagios en Cangas y nueva bajada en Moaña

La situación epidemiológica del COVID en Moaña sigue arrojando datos positivos, con un nuevo descenso de casos, de 117 a 111, según reflejaba ayer el mapa del coronavirus del Sergas, a la espera del balance del fin de semana por parte de la Estrutura Organizativa de Xestión Integral (EOXI) de la gerencia del área sanitaria de Vigo, que los ofrece más actualizados. El viernes, la EOXI apuntaba a 129 casos en Moaña. En situación diferente está Cangas, en donde se dispararon de 94 a 107 positivos en 14 días, y de 59 a 64 en los últimos 7 días. En Bueu, tras un descenso de cinco casos el sábado -de 84 a 79- ayer la EOXI recogía uno más (80). El mapa también recoge uno más, de 71 a 72 a 14 días y de 39 a 41 en 7 días.

Compartir el artículo

stats