La empresa Aqualia, concesionaria de la red de saneamiento y la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Moaña, pondrá en marcha en estas instalaciones en el barrio de O Latón, en la parroquia de Meira, un proyecto innovador para evitar los alivios de los vertidos cuando llueve y aumentar la capacidad del tratamiento con las instalaciones existentes, en colaboración con dos socios más, el operador danés VCS Denmark, que gestiona el saneamiento de la zona de Odense, la tercera ciudad en importancia de Dinamarca; y el Instituto Tecnológico de Galicia (ITG). El proyecto, que coordina Aqualia, cuenta con un presupuesto de 2,8 millones de euros financiado con fondos europeos para desarrollar en el marco temporal de 4-5 años con el objetivo de estar rematado en septiembre de 2025.

La iniciativa, denominada Life Reseau, fue presentada esta mañana en la depuradora de Moaña con la presencia de David Soneira, jefe de producción de Aqualia; Manuel Viñas, jefe de servicio en Moaña; José Ramón Vázquez Padín, responsable del área del departamento de Innovación de la empresa y que se encargó de dar las explicaciones del mismo; Sara Regueira, del departamento técnico; y en representación del Concello la alcaldesa, Leticia Santos; la teniente de alcalde, Marta Freire; y el edil de Medio Ambiente, Odilo Barreiro.

Vázquez Padín explicó que el nombre es un juego de palabras en el que figura el término “red” en francés y resiliencia, una palabra que se puso tan de actualidad con la pandemia del COVID para demostrar la capacidad de superación. Con este proyecto lo que se busca es aumentar la resiliencia de todo el ciclo integral del agua, explicó el técnico, que compartirán la experiencia con el operador danés de Odense que desarrollará al amparo de este mismo proyecto de financiación europea, su propio sistema de mejora en la depuración con el objetivo común de la filtración para tratar agua de lluvia. Si Aqualia opta en Moaña por los agregados bacterianas o gránulos, Odense por un sistema de aireación con biopelículas y ambas experiencias serán compartidas. Vázquez Padín recordó que Dinamarca da mucho valor a todo lo relacionado con el agua. De hecho pagan el saneamiento a 9 euros el metro cúbico, cuando en España está a 1,5, añadió.

La elección de Moaña se ha debido a los trabajos del Concello para eliminar los alivios de vertidos de la red y que la depuradora puede ser un nicho de investigación, además de por su calidad. La intención es instalar entre 25 y 30 sensores a lo largo de la red para detectar los puntos en donde se producen alivios y atajarlos ya que el marisqueo en este municipio es un pilar económico y fundamental. En la actualidad la red dispone de sensores, pero solo en los bombeos y lo que se hará con este proyecto será aumentarlos a toda la red del municipio y quedará monotorizada. En la propia depuradora se utilizará uno de los tanques biológicos que están vacíos para implantar el nuevo sistema con la construcción de un reactor granular aerobio de 500 metros cúbicos con capacidad para tratar hasta 2.000 metros cúbicos diarios de agua residual. Permitirá multiplicar un 400% la capacidad del tratamiento biológico en comparación con la tecnología convencional de fangos activos. la organización distinta de estos agregados bacterianas o gránulos hace que se depure antes el agua residual que sale al tanque de decantación para su vertido al mar, previo paso por la desinfección con el tratamiento de rayos ultravioletas. El sistema es fruto del trabajo de investigación del propio Vázquez Padín y Nicolás Morales, y sirvió para sus tesis universitarias en Santiago de Compostela, que ahora desarrolla Aqualia. El proyecto pretende validar soluciones innovadoras para reducir los alivios de la red en épocas de fuertes precipitaciones y permitirá

La alcaldesa, Leticia Santos, agradeció a Aqualia la apuesta que se hace en Moaña para desarrollar una tecnología que se puede exportar al resto del país, de Europa o del mundo. Recordó que Moaña trabaja desde 2015 con la concesionaria, la cofradía de pescadores y la Plataforma Cíes para minimizar los alivios de los vertidos al mar, que cuando llueve mucho y para evitar que la red del saneamiento rompa, no hay más remedio que hacer. Por eso que desde el Concello han hecho una apuesta por mejorar la red con la separativa de fecales y de pluviales que incluyen en todos los proyectos. Insistió en que desde el Concello seguirán trabajando de la mano de la concesionaria para mejorar la calidad del saneamiento y del medio ambiente en el municipio, y considera que este proyecto es un premio más a Moaña, que se suma la bandera verde por su apoyo al medio ambiente y el reciente recibido de la Fundación Conama por el compostaje. Por su parte, Odilo Barreiro, destacó el buen funcionamiento de la depuradora de Moaña