Familias de O Morrazo se concentraron ayer delante del Concello de Cangas para reclamar a la Xunta de Galicia y al centro San Rafael, en Vigo, la firma de un nuevo convenio que permita recuperar el servicio de rehabilitación para los niños afectados por parálisis cerebral. “Firmaron un contrato que es perjudicial para la salud de los pacientes. Queremos que recapaciten y rompan ese contrato para poder tener un servicio de rehabilitación de manera continua”, reivindican.

Las familias, que ya se concentraron hace un mes delante del hospital Álvaro Cunqueiro y del propio centro San Rafael, aseguran que la actual situación es “lamentable y muy perjudicial” para los afectados.