Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vecinos de Cela protestan por la obligación de ir hasta Lapamán para girar hacia Bueu

Uno de los cruces de Castrelo, donde ya no es posible girar a la izquierda. |   // GONZALO NÚÑEZ

Uno de los cruces de Castrelo, donde ya no es posible girar a la izquierda. | // GONZALO NÚÑEZ

Los vecinos de Castrelo y de la parte alta de Cela se están encontrando estos días con una inesperada obligación: si quieren incorporarse a la carretera PO-551 para dirigirse a Bueu deben dar un rodeo hasta la rotonda de Lapamán. En caso contrario se arriesgan a una multa por atravesar una línea continua o por hacer caso omiso a una señal que les impide girar hacia la izquierda. Algunos residentes ya acudieron al Concello de Bueu a poner la situación en conocimiento del gobierno local y avanzan que están dispuestos a iniciar una recogida de firmas para que la Consellería de Infraestruturas modifique la señalización.

Estos cambios están vinculados a los trabajos para la supresión del tramo de concentración de accidentes (TCA), que incluyó la construcción de dos glorietas: una en Castrelo y otra en Lapamán. Los afectados residen en la zona situada a la derecha de la PO-551 (en sentido Marín) y disponen de dos carreteras interiores para incorporarse al vial general, desde donde se dirigen hacia Bueu y Marín. “Podemos entender que en uno de los dos no se permita el giro a la izquierda hacia Bueu, que implica atravesar la carretera. Pero no en los dos”, argumentan. En la práctica esto obliga a los residentes a girar hacia la derecha y avanzar hasta la rotonda de Lapamán para poder cambiar el sentido de la marcha e ir hacia Bueu. “Es un rodeo de más de medio kilómetro y hay que hacerlo cada vez que vas trabajar, al médico o a cualquier gestión al centro”, se quejan.

Desde el Concello trasladaron a los afectados que presenten un escrito con sus quejas a través de las dependencias municipales, que se trasladará a la Consellería de Infraestruturas. Al mismo tiempo, los técnicos municipales revisarán en los próximos días el proyecto de obra para estudiar cuáles eran las previsiones y si es posible solicitar algún tipo de modificación en este punto.

No obstante, reconocen que el departamento autonómico adoptó decisiones similares en otros puntos de la PO-551 a su paso por Bueu, como en A Graña y Loureiro, que obligan a los conductores a realizar rodeos para poder atravesar con seguridad la calzada. “Hay que estudiarlo, pero pueden ser medidas derivadas de la Ley de Seguridad Vial para reducir el número de accidentes en tramos de concentración de siniestros”, argumentan desde el gobierno local.

Compartir el artículo

stats