Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Banda do Río vive un estreno histórico

Los socorristas acudieron ayer, por primera vez, al puesto de socorrismo para comprobar que todo estuviera a punto.

Los socorristas acudieron ayer, por primera vez, al puesto de socorrismo para comprobar que todo estuviera a punto. C.G.

Los bañistas de la Banda do Río estarán este verano más seguros. La playa urbana contará, por primera vez en su historia, con un puesto de socorrismo. El arenal no había estado dotado con vigilantes en ninguna otra ocasión. El Concello decidió extender este año el servicio de socorrismo a esta playa urbana, con la mirada puesta en que pueda hacerse con una bandera azul en el próximo verano. Precisamente, la Banda do Río alcanzó este 2021 un nivel de calidad de sus aguas excelente, lo que facilita que pueda optar al distintivo. La dotación del servicio de salvamento es el siguiente paso del Concello para poder presentar la candidatura de la Banda do Río con ciertas garantías. El alcalde, Félix Juncal, confía en que la inclusión del puesto de salvamento aumente las posibilidades de que la Banda do Río pueda lucir la bandera azul el próximo verano.

El nuevo puesto de socorrismo está conformado por un total de tres socorristas. Uno de ellos estará siempre presente en la caseta como responsable principal. Los otros dos se irán rotando con los demás arenales que cubre la empresa externa a la que pertenecen, algunos de ellos en Cangas. Ayer, dos de los socorristas acudieron a la Banda do Río para comprobar in situ las condiciones de su puesto durante la temporada estival. Ambos cuentan con experiencia previa como vigilantes de playa, por lo que ya están familiarizados con la metodología de trabajo de salvamento. Ahora, encaran con ilusión el reto de ser los primeros socorristas que velen por la seguridad de los bañistas de la Banda do Río.

El camino no ha sido fácil, ya que los socorristas llegan a la Banda do Río más tarde que a los demás arenales de Bueu. En un primer momento, el Concello tuvo que renunciar a desplegar a los vigilantes en el arenal, tras no cubrir el proceso de contratación inicial, previsto para 16 personas y a cuyas pruebas de selección solo acudieron diez aspirantes. Estos diez socorristas se repartieron entonces, entre las playas del municipio que ya contaban con bandera azul: Lapamán, Lagos, Portomaior y Area de Bon. Finalmente, el Concello acudió a una contratación externa, a través de una empresa, para poder dotar de salvamento a la Banda do Río. Además, tuvo que a hacer frente a otro obstáculo. En un primer momento, la Xunta comunicó al gobierno local que subvencionaría la contratación de los 16 socorristas pero, finalmente, solo lo aplicarán a seis vigilantes. Esta decisión provoca que el ayuntamiento proyecte explorar otras vías de contratación en años próximos.

Compartir el artículo

stats