Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una boda con vistas y manteniendo las distancias.

Una boda con vistas y manteniendo las distancias. | FDV

Una boda con vistas y manteniendo las distancias. | FDV

La alcaldesa de Cangas, Victoria Portas, puso nuevo horario de atención al público. Imitando a lo mejor de la derecha española, la regidora local trasladará su despacho de la Alcaldía a otros lugares: Casa del Mar de Aldán, donde estará de 09.30 a 13.30, los primeros martes de cada mes; local de ensayo de Cimadevila, los segundos martes de cada mes; Escola Vella de O Hío, tercer martes de cada mes y Centro Cultura de Corio, cuarto martes de cada mes. Esta atención al público ya la había puesto en práctica mucho antes el exalcalde de Cangas, José Enrique Sotelo (PP) y antes que él el fallecido conselleiro Xosé Cuiña, en Lalín, donde incluso había las rutas por las parroquias. A uno y a otro la izquierda les acusó de actuar de forma caciquil. ¡Ya ven, está todo inventado!. Otra cosa es si da réditos políticos o no este hacer rotar la sede de la Alcaldía. Está claro que Victoria Portas quiere acercarse al pueblo.

En el callejón de la calle Noria se acumula basura desde hace al menos dos años. Se trata de basura procedente de la limpieza del río Bouzós, pero que nadie es capaz de retirar a pesar de la mala imagen que ofrece al pueblo. ¡Y cuidado que actuaron ahí servicios municipales!. Pues nada.

Se trata de una boda civil que se celebró en mirador de A Fraga y que sirvió para unir a Ara e Iñaki, dos vecinos de este lugar de Moaña. El tiempo acompañaba. La niebla aún no había interrumpido las vistas y se podía apreciar en lontananza las bateas famosas de Moaña.

Compartir el artículo

stats