Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Policía investiga una plaga de ratas en torno a una casa de Menduíña con al menos 20 perros

Vecinos del entorno de la playa de Menduíña alertaron de los hechos a la Policía Local. |   // G.NÚÑEZ

Vecinos del entorno de la playa de Menduíña alertaron de los hechos a la Policía Local. | // G.NÚÑEZ

Una casa que da cobijo a al menos una veintena de perros y un entorno tomado por las ratas. Es el escenario que investiga la Policía Local de Cangas en Menduíña, alertada por los vecinos sobre las malas condiciones higiénicas y sanitarias que padecen en el entorno de la playa. Tras varias alertas ante el Concello, la Consellería de Sanidade y el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, sin respuesta práctica, agentes municipales se trasladaron ayer a la zona, recogieron testimonios e identificaron a una señora que asegura tener 20 perros en su domicilio, aunque algunos residentes aseguran que el número de animales es aún mayor. La cifra real no se ha podido determinar, de momento, porque la señora no autorizó la entrada en su propiedad, y la Policía trasladará un informe al Juzgado, al que pedirá autorización para comprobarlo.

Las personas consultadas aseguran que, desde hace al menos dos o tres semanas, las ratas campan a sus anchas por el entorno de la playa y algunos apuntan a que el polo de atracción es una vivienda familiar donde convive un gran número de perros que se dejan sentir y oír sus ladridos a cualquier hora del día, y donde la inmundicia y las ratas se han adueñado de la zona hasta el punto de que algunos afectados han decidido sembrarla de cebos para intentar paliar el problema, hasta ahora con escaso éxito. Los agentes se desplazaron a Menduíña a última hora de la mañana de ayer para indagar sobre el asunto y elaborar un informe que remitieron a la Alcaldía, a Sanidade Animal y a la Consellería de Medio Ambiente para que realicen las actuaciones oportunas. También se comunicó el caso al departamento municipal de Servizos Sociais para que haga comprobaciones sobre la situación de la señora y su familia. La autorización del Juzgado también permitiría comprobar el alcance del problema sanitario y de higiene que denuncia el vecindario, que confía en que las autoridades resuelvan en el plazo más corto posible.

Algunos residentes refieren que hace varios años también sufrieron una invasión de roedores y se resolvió con una actuación diligente del Concello, que envió una dotación del Servizo Municipal de Emerxencias-Protección Civil y, poco después, contrató una empresa de desratización que intervino de forma efectiva. Esperan que la visita, ayer, de la Policía Local sirva para zanjar este grave problema en pleno verano.

Compartir el artículo

stats