Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Moaña proyecta reformar el Concello Vello con espacios de local de ensayos y zona de estudios

El bipartito presentó ayer sus planes a los colectivos que utilizan ahora las dependencias. | GONZALO NÚÑEZ

El Concello de Moaña ha presentado ante la Diputación, para captar fondos europeos a través del programa “ReacPon”, un proyecto de rehabilitación integral del Concello Vello, el inmueble que acogía las dependencias municipales y el salón de plenos hasta 2003 y cuya estructura se encuentra actualmente en un estado muy precario. La reforma implicaría una inversión de 1,1 millones de euros y permitiría dotar a Moaña de una gran sala de estudios sin horario de cierre y de una sala de ensayos para corales y grupos de música con una cabina de grabación, cumpliendo así con algunas de las demandas planteadas por el asociacionismo juvenil en el Consello Municipal da Mocidade. El importe incluye todo el mobiliario necesario.

En el pleno del 29 de julio el bipartito aprobará la licitación de este proyecto, para tener así más opciones de lograr el visto bueno de la Diputación. Además, en su memoria destaca el cumplimiento de requisitos de sostenibilidad incluidos en la Agenda 2030, que se valoran a la hora de la concesión de los fondos.

Reunión, ayer, del bipartito con los colectivos que utilizan el espacio. / G.N.

El proyecto contempla para uno de los anexos de la planta baja mantener el aparcamiento de Protección Civil, así como la lavandería y almacén para estos voluntarios. La primera planta de este anexo se dedicará a la misma agrupación con oficinas y sala de reuniones.

En la zona central del antiguo inmueble la planta baja se destinará a un local de ensayo de 41 metros cuadrados, con un almacén y una cabina de grabación que puede ser utilizada tanto por corales como por grupos de música emergentes de Moaña. Un aseo y espacios para un aparcamiento de patinetes eléctricos completan el espacio central.

El otro anexo de la planta baja, utilizado en estos momentos por Cáritas, se destinará a una sala de exposiciones y multiusos, con capacidad para proyectar documentos audiovisuales. Medirá 62 metros cuadrados y contará a mayores con almacén y aseos.

Los tres espacios de la planta baja tendrán accesos independientes pero estarán comunicados entre sí por el interior.

Ascendiendo las escaleras hacia la primera planta del inmueble central –en donde se ubicaba el antiguo salón de plenos municipal– se habilitará un aula de estudio con mesas y sillas de 73 metros cuadrados y en el otro anexo se construirán tres salas de reuniones para colectivos y dos aseos, así como una oficina de recepción. Estos espacios podrán ser utilizados tanto para reuniones de asociaciones como para aquellos emprendedores que lo soliciten, pudiendo usar las salas para reuniones profesionales. Esta primera planta incluye tres patios exteriores abiertos que facilitarán la entrada de luz natural.

Finalmente en la segunda planta, bajo la cubierta, se contempla una segunda sala de estudios de 37 metros cuadrados. El tejado, reformado recientemente para atajar las filtraciones que sufría el edificio, será desmontado en esta reforma para volver a instalarlo pertinentemente aislado.

La fachada prevista, con cubierta vegetal en los anexos.

El edificio contará con una gestión propia telemática, permitiendo a los usuarios acceder a través de una tarjeta y sin necesitar personal de conserjería. “Esto permitirá, por fin, a los jóvenes, disponer de zonas de estudio públicas a las que pueden acceder las 24 horas del día, sin estar limitados al horario del personal, como ocurre en la biblioteca de Quintela o en las agencias de lectura de Tirán y Domaio”, apuntan tanto la alcaldesa, Leticia Santos, como la teniente de alcalde, Marta Freire. Esta gestión domótica facilitará el control remoto de la iluminación y la calefacción. Además, el inmueble se dotará de paneles fotovoltaicos para alimentar una bomba de calor que haga eficiente el mantenimiento energético del mismo.

En cuanto al exterior, la fachada central, de piedra, se limpiará y repararán los muros y se conservará su estética histórica. Por su parte, los dos anexos de ladrillo pasarán a contar con una parte baja de la fachada recubierta de madera laminada y una parte alta con una fachada vegetal, que permitirá conservar el calor y aislar del sonido a la vez que se convierte en “un jardín vertical dando una imagen natural a la calle Ramón Cabanillas, que sufre de falta de zonas verdes”, apuntan desde el bipartito. Otra de las razones de esta actuación se enmarca también en la intención de revitalizar la céntrica calle Ramón Cabanillas, muy deprimida desde el traslado del Concello y desde la construcción del Corredor do Morrazo.

El bipartito había reservado, en los presupuestos municipales de este año, una partida de 15.000 euros para contratar este proyecto. Ayer, además, ha mantenido una reunión con los colectivos que usan actualmente este espacio como la Coral Moañesa, el Orfeón Moaña, Protección Civil y la asociación Cáritas. También se invitó, a conocer los planes municipales, a la Asociación de Veciños Praia-Seara, del casco urbano.

Cáritas sería el único colectivo que debería salir del inmueble actual, pues usa un anexo como almacén. El bipartito se compromete a alquilar otro bajo para estas funciones. De hecho ya ha tanteado distintas opciones a través de inmobiliarias locales.

De lograr el visto bueno, la actuación mejoraría toda la accesibilidad del edificio conectando las plantas con ascensores. Además, el proyecto contempla el uso exclusivo de materiales reciclados o reciclables.

Compartir el artículo

stats