La Consellería de Medio Ambiente ha ordenado la paralización cautelar de las polémicas obras que el Concello de Cangas está acometiendo en la playa de Rodeira con maquinaria pesada, que suponen la explanación de unos 2.500 metros cuadrados de arenal con el objetivo de habilitar unas pistas para la práctica deportiva. Los trabajos afectarían a un arbusto incluido en el catálogo gallego de especies amenazadas, concretamente la Cytisus insularis, conocida como “xesta de Ons”, según determinaron los agentes medioambientales desplazados ayer al arenal, donde grupos ecologistas y ciudadanos a título particular se apostaron como medida de protesta. La paralización impide acondicionar el campo de juego para el primer torneo de balonmano playa que organiza la Mancomunidade do Morrazo, que debería celebrarse desde hoy hasta el domingo en Rodeira y se traslada al arenal moañés de A Xunqueira, ante la falta de alternativas viables a tan corto plazo.

La decisión se adopta en el marco de la investigación abierta por la jefatura territorial de Pontevedra a instancias de las numerosas denuncias recibidas, entre ellas la formalizada por el grupo de anillamiento de aves Anduriña. También varios grupos políticos, como el PP, el BNG y Avante anunciaron acciones similares, adicionales a la exigencia de responsabilidades políticas que pasan por la dimisión de todos los concejales de las áreas implicadas y su reprobación plenaria. La Xunta aclara que la playa de Rodeira, localizada en pleno núcleo urbano de Cangas, no está incluida en la Red Natura 2000, por lo que en un principio no sería necesaria la autorización ambiental del gobierno gallego para llevar a cabo los trabajos ya iniciados, aunque la posible afección a una especie “sensible” obligó a Medio Ambiente a decretar la paralización de las obras hasta que finalice la investigación.

Visitantes de Rodeira, haciendo uso de la zona explanada. | // G.N.

El revuelo montado en torno a este asunto ha ido creciendo desde el inicio de los trabajos, el martes a mediodía. A las críticas de los grupos políticos y colectivos sociales respondieron los ediles de Urbanismo e Deportes, Eugenio González, Medio Ambiente, Pilar Nogueira, y Obras, Ingrid Oprea, con el argumento de que el Servicio Provincial de Costas autorizó la intervención “para limpiar y retirar la maleza en la zona superior de la playa”, solicitada por el Concello, aunque esta se ceñirá a “medios manuales y máquinas limpia playas”, según se precisa en la resolución.

A las gestiones de los tres ediles del PSOE se sumó su compañera Sagrario Martínez, teniente de alcalde y concejala de Comercio e Desenvolvemento Local, que convocó una reunión por la mañana con representantes políticos, policiales y de las asociaciones de comerciantes, como Fecimo y Cangas Vella. Se barajó la opción de mantener el campeonato de balonmano en ese lugar de Rodeira, aunque el riesgo de que se produjeran altercados lo desaconsejó. También de trasladarlo a Punta Rodeira, la explanada de Vilariño, a Areabrava e incluso acondicionar el campo de fútbol de Massó, pero tampoco prosperaron por falta de tiempo para gestionarlo. Finalmente, se optó por trasladarlo a Moaña, con el visto bueno de su alcaldesa y presidenta de la Mancomunidade do Morrazo, Leticia Santos, quien anunció la inmediata puesta a punto de A Xunqueira.

Un agente medioambiental fotografía algunas de las plantas dañadas G.N.

La tramitación de este asunto fue duramente criticada por todos los grupos políticos de la oposición, desde el PP –a través de la concejala Dolores Hermelo– al BNG y Avante, cuyas portavoces, Mercedes Giráldez y Ánxela Vizoso, se personaron también en Rodeira e insistieron en pedir la dimisión de los ediles implicados en lo que consideran un “atentado ambiental”. Giráldez también arremetió contra la “utilización de las asociaciones de comerciantes por parte de algunos representantes municipales, a los que responsabiliza de la “encerrona para enfrentarlos a las asociaciones ecologistas y grupos políticos” y disfrazar así su “nefasta gestión”.

Carteles de protesta sobre el arenal urbano de Rodeira G.N.

“No a estas actuaciones a la brava y con prepotencia”

“La falta de iniciativas y de gestión, las actuaciones a la brava y la prepotencia no son de recibo; deberían presentar su dimisión por incapacidad”, reclaman desde el BNG, y anuncian una iniciativa plenaria para su reprobación, si no se van antes. “Este gobierno está demostrando que no sabe gestionar, que solo vive de titulares y de mentir culpando a los otros grupos de sus propias carencias”, arremete Mercedes Giráldez, y les exige explicaciones sobre su “desfeita medioambiental” y por tener que trasladar el torneo de balonmano a Moaña debido a su incapacidad “para planificar, gestionar ni hablar con nadie”. La formación nacionalista también critica la “pasividad” de Costas por no acudir a comprobar sobre el terreno las denuncias presentadas y dilatando las actuaciones con el supuesto objetivo de permitir la celebración del campeonato de balonmano playa “sin proteger lo que es de su competencia”. Además, advierte que la paralización de los trabajos promovidos por el Concello no debe ser más que un primer paso y ahora es necesario “actuar para recuperar la zona cuanto antes”. “A quienes hablan e intentan enfrentar con la hostelería, el deporte para escapar de sus responsabilidades, decirles que todos los eventos son necesarios e importantes para Cangas, pero con planificación y buena gestión”, buscando alternativas compatibles con el entorno y preservando los valores naturales, recalca el BNG.