Las polémicas obras que el Concello de Cangas está acometiendo en la playa de Rodeira, con excavadoras para explanar unos 2.500 metros cuadrados de arenal y eliminar especies vegetales con el objetivo de instalar las pistas para un torneo de balonmano playa, deben paralizarse por orden de la Xunta de Galicia. Y es que la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas acaba de ordenar la paralización cautelar de los trabajos de explanación en la playa urbana canguesa. La decisión de adopta en el marco de la investigación abierta por la jefatura territorial de Pontevedra para determinar si estas obras afectan a un arbusto incluido en el catálogo gallego de especies amenazadas. Se trata del arbusto conocido comúnmente como "xesta de Ons" y cuyo nombre científico es Cytisus Insularis.

Agentes medioambientales se desplazaron esta mañana hasta Rodeira para realizar una inspección y levantar la correspondiente acta administrativa. Ecologistas también se desplegaron en la zona, a primera hora de la mañana, para paralizar los trabajos. La Xunta recuerda que esta playa, localizada en pleno núcleo urbano de Cangas, no está incluida en la Red Natura 2000, por lo que en un principio no sería necesaria la autorización ambiental del gobierno gallego para llevar a cabo los trabajos ya iniciados. No obstante, la posible afección a una especie "sensible" obligó a Medio Ambiente a decretar la paralización de las obras hasta que finalice la investigación.