Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un inicio esperanzador para el pulpo después de un año "catastrófico"

Medio centenar de barcos inician con optimismo en Bueu la campaña del pulpo

Medio centenar de barcos inician con optimismo en Bueu la campaña del pulpo David García

Para ver este vídeo suscríbete a Faro de Vigo o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Medio centenar de barcos inician con optimismo en Bueu la campaña del pulpo David García

Es solo el primer día y queda mucha campaña por delante. Pero el inicio resulta esperanzador, sobre todo si se tiene en cuenta como fue el arranque de la del año pasado. El pulpo gallego regresa a las lonjas después de una de veda de dos meses y lo hace con perspectivas positivas, tanto en capturas como en precios. El cefalópodo alcanzó un precio de hasta 10,60 euros en las lonjas de Bueu y Cangas. “Había mucha demanda porque estábamos sin existencias después de un año que no fue malo, sino malísimo”, afirmaba en la lonja de Bueu una de las responsables de Rosa de los Vientos, una de las empresas comercializadoras más importantes del sector.

La veda de 2021 fue la más larga de los últimos años, por encima de los dos meses. Una decisión que se adoptó debido a la “catastrófica” campaña anterior y para intentar dar más tiempo de recuperación a una de las especies más importantes para la flota artesanal gallega. El trabajo en algunas rías, como la de Pontevedra, comenzó con cierta incertidumbre. “El tiempo nos engañó. Parecía que iba a arreciar el viento, pero al final se calmó un poco”, explicaban marineros de Bueu.

La lonja bueuesa es una de las mejores referencias para poder sondear el estado del pulpo y la gran mayoría de los barcos pudieron regresar a puerto con el cupo máximo autorizado: 30 kilos de cefalópodo por tripulante enrolado y a bordo y otros 30 por embarcación. En total se descargaron más de 2.000 kilos de pulpo, una situación radicalmente diferente a la de hace justamente un año, cuando el estreno de la campaña vino con apenas 500 kilos. Algo que recuerdan muy bien los marineros. “El primer día la anterior campaña cogimos menos de 15 kilos, esta vez llegamos sin grandes problemas a los 90 que teníamos autorizados”, recuerda desde la lonja de Bueu Manuel Reiriz, patrón del “Hermanos Reiriz”. Este barco fue de los que se mantuvo activo prácticamente toda la campaña 2020/21, a pesar de que “hubo muchos días, incluso semanas en las que apenas apañabas un pulpo”.

La tripulación del "Raima" descarga las capturas del primer día de la campaña. Santos Álvarez

El patrón mayor de Bueu y presidente de la Federación Provincial de Confrarías de Pontevedra, José Manuel Rosas, reconoce que los datos del primer día “son muy positivos, tanto a nivel de capturas como de precios”. No obstante, hace una llamada a la prudencia y al “sentido común”, sobre todo para dejar en el mar el pulpo que aún no ha alcanzado la talla reglamentaria. “Hubo barcos que nada más dar el primer lance ya se pudieron venir para tierra porque habían completado el cupo. Eso es un muy buen pronóstico, pero aún hay que dejar pasar una semana o dos para poder hacer un balance en condiciones”, insiste.

Las tripulaciones comenzaron a llegar al puerto de Bueu alrededor de las 14.00 horas. La mayoría, con algunos matices, hablaban de un arranque claramente “esperanzador”. “El mar se mira bien, distinto a otros años. Está claro que venimos de una época mala y que va a costar arrancar, pero esto no tiene nada que ver con lo del año pasado”, contaba el patrón del “Hades Un”, Luis Reiriz. “Aquello no fue normal, algo tuvo que pasarle a la cría o tuvo que morir”, añade este naseiro de Bueu.

Cuando se decretó el inicio de la veda los datos recogidos por la Unidad Técnica de Pesca de Baixura (UTPB) de la Consellería do Mar ya apuntaban que había un índice de reclutamiento de cría de cefalópodo muy superior al de campañas precedentes. Las capturas del primer día y otros signos detectados por la flota parecen corroborar esas previsiones. “Se ve que hay pulpo y, sobre todo, que hay cría. En nuestro caso tuvimos que devolver al mar bastantes ejemplares de 800 o 900 gramos. Es una buena señal porque es un pulpo que si se deja crecer garantiza que habrá recurso”, contaba a su vez Luis Buceta, patrón del “Managra”. El plan de explotación de la Consellería do Mar establece que el cefalópodo debe tener un peso mínimo de un kilo para poder ser comercializado. “Tenemos que ser todos responsables y dejarlo crecer”, insisten marineros de la comarca de O Morrazo.

El primer día de la campaña en Bueu se saldói con más de 2.000 kilos de pulpo. Santos Álvarez

El regreso del cefalópodo de las ría era una noticia muy esperada, tanto por el sector de la nasa como por los comercializadores. Y no solo dentro de nuestras fronteras. “Es verdad que hay pulpo africano, pero hay muchos compradores que lo que quieren es el gallego. Nosotros tenemos muchos clientes en Francia o Alemania que nos piden este cefalópodo”, afirman desde la empresa Rosa de los Vientos.

Los actuales topes de capturas se mantendrán vigentes hasta el 31 de agosto. A partir del 1 de septiembre el plan de explotación establece un límite de 50 kilos por tripulante enrolado y a bordo y otros 50 por barco, hasta un máximo de 350 kilos.

Manuel Reiriz, patrón del "Hermanos Reiriz" de Bueu: “Cogimos la cuota de 90 kilos y el año pasado no llegamos a 15 kilos”

Manuel Reiriz, patrón del "Hermanos Reiriz"

Manuel Reiriz, patrón del "Hermanos Reiriz" Santos Álvarez

Antonio Buceta, patrón del "Managra" de Bueu: “Tuvimos que devolver bastante pulpo al mar, eso es buena señal”

Antonio Buceta, a bordo del "Managra" Santos Álvarez

Luis Reiriz, patrón del "Hades Un" de Bueu: “Lo del año pasado no fue normal, esta vez el mar se ve bien”

Luis Reiriz, en primer término, en el puerto de Bueu.

Luis Reiriz, en primer término, en el puerto de Bueu. Santos Álvarez

Compartir el artículo

stats