Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las reservas en los hoteles están entre el 50% y el 70%, pero el único de 4 estrellas sigue sin abrir

Fachada del hotel Bienestar en la urbanización de O Rosal, en Moaña, que sigue cerrado. |   // SANTOS ÁLVAREZ

Fachada del hotel Bienestar en la urbanización de O Rosal, en Moaña, que sigue cerrado. | // SANTOS ÁLVAREZ

La temporada turística del verano ya llegó tras un mes de junio de ensayo, en el que las buenas condiciones meteorológicas acompañaron buena parte de los días. Los turistas han empezado a asomar, discretamente, pero ahí están y en los hoteles consultados, el mes de junio ha resultado mejor que el del año pasado, aunque la incertidumbre por el COVID-19 sigue marcando los ritmos.

Don Hotel, con vehículos en el exterior. | // SANTOS ÁLVAREZ

En el establecimiento Don Hotel en Cangas, abierto desde el 1 de junio, reconocen que la ocupación este mes ha sido mejor que la del año pasado y que las reservas están en torno al 50% para los meses de julio y agosto. Todo depende de las condiciones meteorológicas: “El buen tiempo en nuestro caso es fundamental”, aseguran en el hotel en donde también reconocen que la incertidumbre del COVID da un paso para delante y otro para atrás en este sector. De hecho, este año tendrán más medidas de restricciones, con la piscina con un aforo al 50%, cuando el año pasado permitían el 75%. En el interior sigue el 50% de aforo, aunque en el exterior sí que han autorizado el 100%. Este establecimiento permaneció cerrado desde octubre del año pasado debido a la pandemia, salvo los fines de semana en mayo. La apertura regular fue el 1 de junio.

En el Hotel Las Vegas, otro referente en Cangas, sí que estuvieron abiertos todo el año, pero sin empleados, con el propietario al frente, trabajando con el alojamiento de operarios. Ya están abiertos desde el 14 de junio con empleados y aseguran que las previsiones de ocupación son buenas, aunque todo dependerá de si llueve o no. Por el momento tienen reservas del 60% en julio y del 70% en agosto. Se trata de reservas de dos días, de paso, no semanal como puede ser el alojamiento en Bueu. En junio asegura que trabajaron algo dos fines de semana. Este establecimiento vivía mucho de las celebraciones como bodas o comuniones que no se han recuperado como antes. Han tenido alguna comunión, pero solo de nueve personas: “A lo que hemos llegado”. Se quejan de la falta de ayudas estatales por las pérdidas debido a la pandemia, solo se han podido acoger a Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para sus empleados, pero poco más.

En el hotel Loureiro en Bueu afrontan el verano con satisfacción y optimismo porque aseguran que llevan varios años con reservas del 100%, pese a la pandemia. Aseguran que para los primeros días de julio ya tienen una ocupación del 70-80% y después tienen días sueltos. Abrieron en marzo y en Semana Santa estuvieron al 100%. El perfil del turista es pareja o familias con un niño que es lo máximo que pueden ofrecer en el hotel. La gran mayoría proceden del resto de Galicia, también de Madrid, País Vasco y Castilla y León.

Frente al optimismo de algunos establecimientos, hay otros que todavía no han abierto. Es el caso del Hotel Bienestar de Moaña, el único de cuatro estrellas de la comarca. Su propietario confirma que, de momento, no tienen fecha de apertura, a la espera de ver cómo va todo en relación al COVID-19: “Ya no depende de nosotros. Los contagios están a la vuelta de la esquina. Por eso que no hemos tomado una decisión”.

Compartir el artículo

stats