Un vecino de Valencia, de nacionalidad uruguaya, ha sido detenido e ingresó en prisión como el principal responsable de un grupo criminal que, supuestamente, extorsionaba a usuarios de páginas de contactos sexuales a cambio de no revelar esa información a sus familias. La detención se llevó a cabo tras una investigación de varios meses después de que en enero un usuario de O Morrazo denunciara la extorsión en el puesto de la Guardia Civil de Cangas.

Los integrantes se aprovechaban de la presión que suponía para la víctima la posibilidad de que su familia conociese el uso de esas páginas de carácter sexual y de los servicios de prostitución. De este modo trataban de lograr vencer su voluntad y que accediesen a las peticiones de pago de los extorsionadores.

El grupo lo integraban tres personas, dos hombres y una mujer, afincados en Valencia, todos ellos con un amplio historial de antecedentes policiales. Ha sido detenido el principal responsable, que ingresó en prisión. El segundo varón, que ya fue identificado, está pendiente de prestar manifestación en sede judicial y la mujer se encuentra fugada y en paradero desconocido.

Las investigaciones llevadas a cabo por la unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Pontevedra, en el marco de la denominada operación “Hetera”, se iniciaron el mes de enero tras la denuncia del vecino de la comarca pontevedresa de O Morrazo que aseguró que estaba siendo extorsionado por el supuesto responsable de una página de contactos sexuales en internet.

Los hechos denunciados comienzan cuando esta persona establece contacto por mensajería con una chica a través de un anuncio publicado en una página web de contactos.

Posteriormente, la víctima comenzó a recibir llamadas telefónicas o mensajes que le exigían dinero por el tiempo que había estado hablando con la chica por la aplicación de mensajería instantánea y de esta manera se vio obligado a realizar dos ingresos de 500 euros cada uno.

Cuando ya creía zanjada la “deuda”, mediante una video llamada, en la que aparece un varón encapuchado portando un arma corta, le exigen otro ingreso de 5.000 euros con serias amenazas hacia su familia si no lo hacía, por lo que, una vez más, se vio obligado a ceder al chantaje.

Las investigaciones realizadas durante estos meses por el Grupo de Patrimonio de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra culminaron con la identificación de las tres personas que integraban el grupo extorsionador.

El principal responsable del grupo, de nacionalidad uruguaya, sobre el que recaían 18 órdenes de detención dictadas por diversos juzgados de la provincia de Valencia, donde tiene fijado su domicilio, fue localizado y detenido en Úbeda (Jaén) e ingresado posteriormente en prisión.

Otro varón, también vecino de Valencia, fue identificado como integrante del grupo y se encuentra pendiente de comparecer ante la autoridad judicial para prestar manifestación sobre los hechos. La investigación continúa abierta para tratar de localizar a una chica que se encuentra fugada y en paradero desconocido.

Las diligencias instruidas por los delitos de extorsión y pertenencia a grupo criminal se entregaron en el Juzgado de Instrucción de Cangas que entiende del caso.

Ante hechos de similares características, la Guardia Civil recomienda no acceder al pago de las extorsiones y que presenten denuncia, ya que, en estos casos, los delincuentes confían en el silencio de su víctima para continuar la agresión y, a la vez, no eliminar ninguna evidencia por miedo o vergüenza, debido a la especial relevancia que tienen para la investigación.